Modelos de transferencia de tecnología: la experiencia china

Por Diego Ortiz y Claudia Córdova

Modelos de transferencia de tecnología: la experiencia china
En los ochenta, los perfiles industriales de México y China exhibían varias similitudes: producción de manufactura con bajo valor agregado, sistemas de producción e innovación poco desarrollados y un mercado interno que se abastecía principalmente con importaciones. Ambos países partieron de la idea  de atraer inversión extranjera directa para acelerar su proceso de industrialización, aumentar sus exportaciones de manufacturas y dinamizar su crecimiento económico. Con el correr de los años, esta estrategia análoga muestra resultados diferentes.

Por su capacidad de producción de bienes de consumo y bienes intermedios, China está considerada hoy en día como la fábrica del mundo y una de las potencias mundiales en la producción de dispositivos de tecnología avanzada. Descuella, asimismo, en el desarrollo de tecnologías de vanguardia en  temas relacionados con la inteligencia artificial y los ecosistemas de manufactura 4.0. Este aumento en sus capacidades de producción y tecnológicas es resultado de la cuantiosa inversión estratégica, extranjera y nacional, realizada en los últimas décadas.

México, por su parte, ocupa el décimo sitio entre los mayores exportadores del mundo; lo ha hecho, de la mano de un modelo de industrialización que le permitió transitar de una canasta exportadora predominantemente petrolera a una donde predominan las manufacturas de actividades complejas  como la automotriz, la aeroespacial y la electrónica. En 2019, México ocupó el segundo lugar entre los principales exportadores de productos tecnológicos hacia Estados Unidos.

Empero, el modelo industrial mexicano llegó a su límite y resulta insuficiente para alcanzar el máximo potencial de la economía nacional. La industria mexicana no ha logrado absorber la tecnología ni el conocimiento de las empresas extranjeras asentadas en el país y utilizarlos para desarrollar  tecnología propia. Muchos de los procesos productivos de las empresas mexicanas se limitan al ensamblado simple de bienes de consumo final y existe una clara desvinculación entre las empresas orientadas al mercado externo y las que atiende al mercado local. De hecho, el grueso de sus  exportaciones se concentra en un puñado de empresas —la mayoría extranjeras— y en unos cuantos mercados de destino.

La principal diferencia entre el sistema de desarrollo de la industria asiática y la mexicana es el grado de implicación del gobierno en la promoción de una política industrial que  dé sustento a la apertura comercial y a la atracción de inversión extranjera directa. Además del empleo de modelos de transferencia de tecnología para incentivar la innovación. Por lo que en este artículo se presenta un recuento de los distintos de modelos de desarrollos utilizados en China, particularmente aquellos  orientados a la transferencia de tecnología, al desarrollo de emplazamientos productivos y a la atracción de inversión extranjera directa, con el propósito de explorar posibles áreas de oportunidad para apuntalar la estrategia mexicana de desarrollo de capacidades productivas y tecnológicas.

LECCIONES DEL MODELO DE DESARROLLO INDUSTRIAL CHINO
El modelo de desarrollo industrial chino brinda diversas lecciones susceptibles de adaptarse a la realidad mexicana. Hay que destacar que la estrategia de industrialización y absorción tecnológica de China ha requerido de un esfuerzo conjunto entre el gobierno y el sector privado. Por un lado, durante  40 años el gobierno central chino llevó a cabo diversos esfuerzos para desarrollar las capacidades productivas de sus empresas locales. Por el otro, las empresas privadas chinas también han invertido y colaborado con el gobierno, con las empresas extranjeras y con los centros de investigación para  generar capacidades y aprovechar la inversión extranjera directa.

Debe tenerse en cuenta, sin embargo, el contexto histórico en el que se encontraba China a finales de los setenta y sus marcadas diferencias con la actualidad mexicana. Nuestro país forma parte de la OMC y ha suscrito tratados de libre comercio con varios países y regiones. Tiene, por tanto, un margen  acotado para imponer restricciones a la inversión extranjera directa como lo hizo China en sus primeras fases de industrialización. Empero, hay otras estrategias chinas que pueden adaptarse a la realidad del país, entre otras:

• Mecanismos para canalizar la inversión extranjera directa hacia sectores y regiones estratégicas.
• Desarrollo de capacidades tecnológicas mediante inversiones en:
— Educación.
— Centros de investigación.
— Presencia de entidades públicas en los sectores donde la inversión privada se resiste a participar.
— Acuerdos de complementación tipo offset, como complemento de la inversión de empresas multinacionales.
— Fomento de esquemas de compras de gobierno.
• Vinculación de empresas y universidades para desarrollar capacidades tecnológicas y gerenciales, así como formar personal altamente capacitado.
• Generación de capacidades enfocadas, en una primera fase, a la absorción de tecnologías y posteriormente al desarrollo de tecnología propia.
• Promoción de esquemas de asociación entre empresas locales y extranjeras para generar encadenamientos y desarrollar una industria exportadora de bienes intermedios.
• Desarrollo de sectores estratégico con la participación de empresas estatales.
• Creación de emplazamientos empresariales que, en coordinación con el gobierno, promueven los productos nacionales entre clientes internacionales.
• Estímulos para la creación de marcas propias.

ESQUEMAS DE ALIANZA CON EMPRESAS EXTRANJERAS
A continuación, se presenta un catálogo de los modelos de asociación utilizados en China y susceptibles de aplicarse en México para desarrollar una base de empresas nacionales que complementen las cadenas de valor existentes y permitan aprovechar el mercado de bienes intermedios, primero en  éxico y, posteriormente, en la región del T-MEC.

ADQUISICIÓN DE MAQUINARIA Y EQUIPO
OBJETIVO: Aumentar el nivel de capital de trabajo mediante la compra e instalación de equipos más sofisticados.
DIRIGIDO A: 1) Empresas nacionales interesadas en reforzar su I + D + I y cerrar la brecha tecnológica con otras empresas rivales; 2) Empresas internacionales que busquen entrar al mercado T-MEC mediante este esquema.
BENEFICIOS ESPERADOS: Incorporación de nueva tecnología o de tecnologías ya existentes en procesos de I+ D+ I, y de producción de las empresas locales.
VENTAJAS: 1) Incorporación de nuevas tecnologías; 2) Mejora en los procesos de la empresa; 3) Cumplimiento con estándares de la industria para mejorar la posición de mercado de la empresa; 4) Acceso a nuevos canales de distribución; 5) Mayor eficacia de procesos productivos y 6) Bajo costo de instrumentación.
DESVENTAJAS: 1) esquema con el menor grado de transferencia de conocimiento; 2) Requiere inversión inmediata en capacitación y entrenamiento; 3) En el largo plazo no resuelve el problema de dependencia tecnológica de las empresas; 4) Bajo nivel de desarrollo de innovación endógena, y 5) Bajo  nivel de apropiación de tecnología.
ESTRATEGIA DE INNOVACIÓN: Con enfoque en la adopción inmediata.
FILIAL CONJUNTA (JOINT VENTURES)
OBJETIVO: Desarrollar las capacidades de las empresas locales por medio de la asociación con firmas foráneas —principalmente medianas y proveedoras de fabricantes de equipo original— y cuyas mercancías complementen la cadena de valor local.
DIRIGIDO A: 1) Empresas nacionales medianas y grandes en el sector industria, y 2) Pymes extranjeras con poca presencia global e interés en el mercado del T-MEC.
ÁREA DE INTERÉS: Producción de bienes intermedios, principalmente en las industrias eléctrico-electrónico, automotriz y de equipo de comunicación.
BENEFICIOS: Potenciar la absorción tecnológica y las capacidades de las pymes.
VENTAJAS: 1) Cumplir con las reglas de origen del T-MEC para la industria automotriz; 2) Incorporar nuevas tecnologías; 3) Acceso a la red de proveedores y clientes de la contraparte extranjera; 4) Compartir riesgos con las contrapartes extranjeras; 5) Capacitación para los trabajadores; 6) Innovación  tecnológica, de procesos y en prácticas gerenciales; 7) Aprovechar las certificaciones, licencias y patentes de la contraparte extranjera; 8) Acceso a fuentes de financiamiento adicionales, y 9) Alto nivel de apropiación tecnológica.
DESVENTAJAS: 1) Realizar la asociación entre las empresas puede llevar tiempo; 2) El idioma y la cultura pueden ser una barrera, especialmente en el caso de asociaciones con empresas asiáticas; 3) Las empresas deben ponerse de acuerdo en el reparto de responsabilidades, de costos y de ganancias;  4) El área gerencial debe tener la capacidad de guiar la estrategia general y 5) Costo de instrumentación alto.
ESTRATEGIA DE INNOVACIÓN: Con enfoque en modificar las empresas.
LICENCIAMIENTO
OBJETIVO: Desarrollo e innovación de áreas rezagadas mediante la adquisición de licencias o patentes que permitan el acceso a I + D o a nuevas tecnologías sin que tengan que desarrollarse de cero.
DIRIGIDO A: 1) Empresas nacionales que busquen reforzar su I + D + I y cerrar brechas tecnológicas frente a empresas rivales, y 2) Empresas internacionales, universidades o centro de investigación que realicen I + D y otorguen concesiones de licencias.
ÁREAS DE INTERÉS: Farmacéutica y equipo médico, entre los más relevantes.
Beneficios esperados: Incorporación de nuevas tecnologías o tecnologías ya existentes en procesos de I + D + I y de producción de las empresas locales.
VENTAJAS: 1) Transferencia de conocimiento y de propiedad intelectual de tecnología sin los problemas de coordinación que conlleva una empresa conjunta; 2) La empresa que adquiere la licencia puede definir el tipo y las características de la tecnología que desean adquirir; 3) El licenciamiento ahorra  tiempo y recursos que, en el caso del desarrollo desde cero, tendrían que dedicarse al proceso de prueba y error, y 4) Costo de instrumentación bajo.
DESVENTAJAS: 1) No es el esquema más adecuado para aquellas empresas que están desarrollando áreas de I + D nuevas o relativamente inexploradas; 2) Si las empresas recurren regularmente a este esquema, pueden incrementar su exposición al conocimiento generado por terceros; 3)  Debilitamiento de la su capacidad de las empresas para innovar internamente, 4) Nivel de apropiación tecnológica bajo.
ESTRATEGIA DE INNOVACIÓN: Con enfoque en la asimilación de conocimiento.
LICENCIAMIENTO COMPARTIDO-FRANQUICIA
OBJETIVO: Adquirir licencias o patentes que ayuden a complementar la cadena de valor en bienes intermedios, y permitan a las empresas locales consolidar y estandarizar sistemas, procesos y funciones con empresas tecnológicas extranjeras.
DIRIGIDO A: 1) Empresas nacionales que busquen reforzar su I + D + I y cerrar la brecha de nuevas tecnologías frente a empresas rivales, 2) Empresas internacionales que busquen entrar al mercado T-MEC mediante este esquema.
ÁREA DE INTERÉS: Producción de bienes intermedios.
BENEFICIOS ESPERADOS: Que las empresas locales incorporen tecnologías y procesos en su producción para aumentar su productividad.
VENTAJAS: 1) Desarrollar la infraestructura para realizar operaciones de alto volumen que la empresa no podría realizar por sí sola; 2) Competir con empresas de mayor capacidad productiva o tecnológica; 3) Aumento de las habilidades del personal mediante la adquisición de procesos estandarizados;  4) Mejora en los procesos de la empresa; 5) Cumplimiento de estándares de la industria para mejorar la posición de mercado de la empresa; 6) Acceso a nuevos canales de distribución. Nivel de apropiación de tecnología medio y costo de instrumentación medio.
DESVENTAJAS: 1) La curva de aprendizaje puede ser larga; 2) Menor margen de acción para la toma de decisiones, y 3) Se requiere de una gerencia capaz de llevar a cabo los cambios necesarios.
ESTRATEGIA DE INNOVACIÓN: Con enfoque en la asimilación de conocimiento.
FUSIONES Y ADQUISICIONES
OBJETIVO: Desarrollar capacidades de las empresas locales por medio de la compra de una empresa por parte de otra (adquisición) o la unión de dos empresas, dando lugar a otra de mayor tamaño (fusión).
DIRIGIDO A: 1) empresas nacionales medianas y grandes en el sector industrial, y 2) Pymes extranjeras proveedoras de fabricantes de equipo original, que complementen los procesos productivos de las empresas locales, o que tengan la tecnología, licencias o patentes necesarios para complementar la  cadena de valor local.
ÁMBITO DE INTERÉS: Producción de bienes intermedios.
BENEFICIOS ESPERADOS: Potenciar la absorción tecnológica y las capacidades de las pymes mexicanas.
VENTAJAS: Reducción de costos mediante la integración de dos empresas con sistemas productivos o comerciales complementarios; 2) Aumento de poder de mercado de la empresa resultante (integración vertical); 3) Complementariedad del proceso productivo (integración horizontal); 4) Aumentar la  capitalización de una empresa que combina proyectos de alto rendimiento con restricciones de efectivo al fusionarla con otra que exhibe exceso de efectivo y pocas oportunidades de crecimiento; 5) Empresas con rezago tecnológico pueden fusionarse con otra más innovadora para adquirir el know-how,
ganar mercado y cerrar la brecha tecnológica con la competencia; 6) Facilidad para expandir o crear una línea de producto; 7) Aumentar el talento creativo; 8) Ganar experiencia y entrar en un nuevo mercado; 9) La empresa adquirida favorece la liquidez de fundadores e inversores, y 10) Nivel de  apropiación tecnológica alta.
DESVENTAJAS: 1) Al menos una de las empresas fusionadas pierde su independencia jurídica y operativa; 2) Dependiendo del capital social adquirido, se cede parte de control de la empresa; 3) Se requiere tiempo para completar la integración operativa, administrativa, comercial y gerencial; 4) Si el  due diligence no se desarrolla correctamente, la empresa adquirente puede encontrar problemas como deudas ocultas, inconsistencias contables, problemas fiscales y entre otros, 5) Costo de instrumentación alto.
ESTRATEGIA DE INNOVACIÓN: con enfoque en la generación de nuevo conocimiento.
IMPULSO AL ENCADENAMIENTO PRODUCTIVO
En México se han desarrollado algunos emplazamientos industriales de gran importancia como el del sector automotor en el Bajío o el del aeroespacial en Baja California, Chihuahua, Sonora, Querétaro y Nuevo León. Sin embargo, estos emplazamientos tienen pocas conexiones entre sí y con el resto  del aparato productivo nacional y, preponderantemente, están orientados a la maquila.

Los esquemas de asociación anteriormente analizados pueden ayudar a que las empresas locales localizadas en estos emplazamientos productivos transiten de un esquema de maquila a uno de mentefactura. Para ello, es necesario identificar qué tipo de procesos podrían realizar las empresas extranjeras y, con base en las necesidades de las empresas locales, elegir el esquema y al socio más adecuado.

Los Comités Regionales de Nafin podrían jugar un papel relevante en la definición y promoción de una estrategia regional de atracción de inversión extranjera directa. La importancia de estos órganos radica en que están conformados por empresarios de la región, representantes de la banca de  desarrollo y representaciones de las secretarías de desarrollo estatales. Esto ofrece la oportunidad de establecer objetivos y estrategias a corto, mediano y largo plazos, así como plantear los requerimientos necesarios para alcanzar los objetivos planteados.

Estos Comités pueden delinear la estrategia de aglomeración o industrialización de las diferentes regiones del país, basados en sus vocaciones productivas existentes o en aquellas que tienen potencial para desarrollarse. Los Comités Regionales definirían catálogos como los de China. Dentro de estos  catálogos se plantearían incentivos a las empresas locales y extranjeras que se asocien y realicen alguna de las actividades industriales consideradas estratégicas para la región.

Los empresarios pueden establecer asociaciones —como las mencionadas anteriormente— encaminadas a desarrollar nuevas capacidades productivas o fortalecer las ya existentes. La banca de desarrollo ayudaría a financiar los proyectos productivos que promuevan los emplazamientos, el contenido  nacional, el desarrollo tecnológico y la innovación. La participación de las secretarías estatales de desarrollo, se centraría en la instrumentación de estrategias para el desarrollo de capacidades locales, como son creación de infraestructura favorable a los clústeres (carreteras, puentes,  puertos, etcétera), la creación y promoción de centros de investigación y de capacitación, la generación de alianzas del gobierno (nacional y local) con emprendedores, entre otras.