La industria del aluminio en México

Bancomext

La industria del aluminio en México

El aluminio es el segundo metal más utilizado en el mundo, solo detrás del acero. Su resistencia y ligereza lo han convertido en un insumo estratégico en la fabricación de equipo de transporte, en el sector de la construcción, así como en la elaboración de envases y empaques. En 2014, la producción mundial de este metal creció 3.8 por ciento.

China es el actor más relevante del mercado mundial del aluminio al concentrar alrededor de 47% de la producción y de 45% de la demanda. Otros importantes productores mundiales del metal son Rusia, Canadá y Australia. Mientras que Estados Unidos, Japón y la Unión Europea dan cuenta de otra parte significativa de la demanda mundial.

En México la producción de aluminio es aún modesta, aunque crece de manera consistente. Su participación en el conjunto de la economía todavía es pequeña. En el segundo trimestre de 2015, la industria básica del aluminio contribuyó con 0.04% del PIB nacional, 0.1% del PIB industrial y 0.2% de la industria manufacturera.

De acuerdo con indicadores del Inegi, de enero a agosto de 2015 la industria básica del aluminio tuvo una capacidad de planta promedio utilizada de 77% por debajo del sector manufacturero que registró un promedio de 80%. En contraste, una porción significativa de la demanda nacional se cubre con importaciones.

Una de las causas principales de esto es que la bauxita, el mineral del que se extrae el aluminio, es escasa en México. No obstante, el reciclaje del metal puede permitir que la industria se desarrolle en el país. De acuerdo con estimaciones, la mayor parte del aluminio reciclado la consume el sector automotriz, le sigue, en menor medida, el sector de la construcción y, por último, la industria de los envases y los empaques.

En México se separan y recolectan grandes cantidades de las latas de aluminio; sin embargo, no se cuenta con la capacidad instalada necesaria para transformar la totalidad del metal recolectado. De ahí la importancia de incrementar el número de plantas recicladores e impulsar la innovación tecnológica de esta actividad.