Pasado y presencia de esta revista

Alejandro Díaz de León Carrillo*

Pasado y presencia de esta revista

Comercio Exterior es una de las revistas especializadas más longevas del país. Su primer número se publicó en enero de 1951, hace ya 65 años, con el propósito de “servir a los vastos sectores de la economía que tienen relación —como importadores o exportadores— con los problemas del cambio internacional de mercancías”, según se lee en la página editorial de ese ejemplar.

En una economía con predominio agrícola, no es de extrañar que la primera edición de la revista consignara que en 1950 el valor de las exportaciones mexicanas era de 494 millones de dólares y que solo tres productos fueran los responsables de una tercera parte de este monto: pescado fresco, café en grano y algodón en rama.

Durante sus primeras décadas de vida, los afanes de industrialización del país, sus obstáculos y desafíos constituyeron tópicos recurrentes en las páginas de la revista. Voces autorizadas alertaron del deterioro de los términos de intercambio y la necesidad de contrarrestar sus efectos adversos mediante el incremento de las exportaciones manufactureras.

Una tarea de enormes proporciones, como se puede inferir de lo reportado en el Sumario Estadístico de la revista en 1968: “Las exportaciones mexicanas registran ya un monto histórico de mil 180 millones de dólares, de los cuales los productos agrícolas y mineros contribuyeron con tres cuartas partes del total”.

Con el correr de los años, Comercio Exterior se consolidó como un importante foro de discusión, una tribuna en la que reconocidos especialistas de las más disímbolas corrientes de pensamiento, nacionales y extranjeros, expusieron sus puntos de vista sobre las grandes transformaciones de las economías mexicana, latinoamericana y mundial, sus alcances y limitaciones.

El desarrollo estabilizador, el boom petrolero, la desregulación de la economía y la apertura comercial del país con sus dos grandes hitos: el ingreso del México al gatt y la firma del Tratado de Libre Comercio para América del Norte, son algunos de los temas relevantes del desarrollo nacional que quedaron plasmados en las páginas de la revista. En los hechos, la publicación se convirtió en una suerte de libro de texto para varias generaciones de estudiantes de economía.

Actualmente, las exportaciones mexicanas ascienden a 380 mil millones de dólares por año, lo que significa que, en un solo día, acumulamos el mismo monto que lo exportado durante todo el año de 1968. México es hoy, después de China, la economía en desarrollo que exporta más productos manufacturados. Nuestro país ocupa el séptimo lugar entre los principales productores mundiales de autos ligeros, el segundo lugar en la exportación de televisiones, monitores y unidades de procesamiento digital, así como el primer lugar en la exportación de refrigeradores. De esta manera, la economía mexicana está en mejores condiciones que otras para sortear el actual ciclo global de caída de los precios de las materias primas, ciclo que se estima que estará presente por varios años más.

A pesar de esta profunda transformación de la economía mexicana, los desafíos del sector externo son de una magnitud similar, o más, si cabe, que los experimentados en la época del lanzamiento del primer número de la revista Comercio Exterior. La búsqueda de nuevos destinos para los productos mexicanos; la fragmentación de los procesos de producción y el incremento del contenido nacional de las exportaciones, y las cadenas globales de valor y el escalamiento a fases productivas más intensivas en conocimiento, son algunos de los desafíos más relevantes para la economía mexicana en la actualidad.

Como nunca antes, el conocimiento se ha convertido en un factor decisivo para la competitividad de empresas, regiones y países, y Comercio Exterior pretende seguir contribuyendo al desarrollo del país mediante la generación, divulgación y el intercambio de ideas que favorezcan el entendimiento cabal de los grandes retos nacionales.

En 2015, después de cuatro años de aparecer únicamente en formato electrónico, la revista del Bancomext reapareció en versión impresa, con una presentación más moderna que busca combinar el rigor analítico de sus tradicionales artículos de fondo con un lenguaje más dinámico y directo, y el uso más intensivo de imágenes, cuadros y gráficas.

Con esta transformación, Comercio Exterior pretende ampliar su universo de lectores, atrayendo principalmente a los más jóvenes, pero sin descuidar los elementos de identidad que le permitieron forjarse un prestigio entre las publicaciones especializadas del país. 

El Premio de la Revista Comercio Exterior se inscribe en este mismo esfuerzo. Busca promover la investigación, el análisis y la reflexión colectiva en torno a la evolución del sector externo mexicano, sus fortalezas y debilidades, así como los desafíos y oportunidades que representa su inserción en las corrientes mundiales de comercio e inversión.

Estamos muy satisfechos con la respuesta a esta primera convocatoria. Se recibieron 30 ensayos que cumplieron con todos los requisitos establecidos. De este total, 16 se inscribieron a una categoría sin límite de edad a la que se le denominó “especialista”, y 14 ensayos más lo hicieron en la categoría “juvenil”, creada para los investigadores de menos de 30 años de edad.

Quiero aprovechar la oportunidad para agradecer a los integrantes del Comité Editorial, quienes con sus propuestas, recomendaciones y críticas enriquecen el contenido de la revista, así como su respaldo al lanzamiento del Premio Revista Comercio Exterior. En especial quiero agradecer a Federico Reyes Heroles, Mauricio de Maria y Campos y Julio Faesler Carlisle, por el tiempo dedicado a la revisión y la selección de los ensayos ganadores.

Finalmente, agradecer la presencia de todos ustedes en este evento donde festejamos la generación del conocimiento y reconocemos el talento de sus creadores. 

 

* Director general de Bancomext.

Extracto del discurso pronunciado el 12 de mayo de 2016 durante la entrega de reconocimientos a los ganadores del concurso de ensayo convocado por la publicación.