EL CERTAMEN INTERNACIONAL DE ENSAYO EN LA HISTORIA DE COMERCIO EXTERIOR

Susana Chacón

Agradezco la invitación del director general del Bancomext, Francisco N. González Díaz, para compartir con ustedes algunas reflexiones sobre la naturaleza de la revista Comercio Exterior y del certamen internacional de ensayos que lleva su nombre. Saludo la presencia de mis colegas del Comité Editorial, de los embajadores, de los rectores de universidades y de otras distinguidas personalidades que nos acompañan. Mi reconocimiento a todos los autores que participaron en esta edición del Premio y una afectuosa felicitación a los ganadores.

Comercio Exterior es una obra colectiva que, con el respaldo de Bancomext, aglutina un sinnúmero de esfuerzos individuales. Durante 66 años ha dado seguimiento puntual a la realidad económica de México, América Latina y el mundo. Para rescatar un poco de historia, hay que recordar que el responsable de la elaboración de la revista tenía el rango de director dentro del organigrama de Bancomext y así se mantuvo hasta principios de este milenio. La Dirección, además de elaborar la revista, se convirtió en un referente de análisis, conocimiento e información y en un banco de datos inigualable.

De enero de 1951 a diciembre de 1964, fungió como primer director Manuel Vázquez Díaz. De origen peruano, el fundador de la revista otorgó especial relevancia al debate abierto y a la cobertura de los temas latinoamericanos y del mundo. Con él se publicaron 168 números. El segundo responsable de la publicación fue Ignacio Pichardo Pagaza, quien solo estuvo dos años, de 1965 a 1967. En este periodo se amplió considerablemente el número de lectores internacionales. De enero de 1968 a julio de 1972, el director fue Jorge Eduardo Navarrete, quien puso especial empeño en la difusión de temas vinculados con el desarrollo económico y las estrategias de crecimiento en los países periféricos, al tiempo que afianzó la difusión internacional de la revista. Dejó la dirección para ocupar el cargo de embajador de México ante Venezuela, pero se mantuvo como asesor de la revista durante muchos años.

Jacques Taransaud Zertuche tomó las riendas de la revista entre agosto de 1972 y el mismo mes de 1973. Durante su breve gestión se mantuvieron adecuadamente la calidad y nivel de la revista. El quinto director, Sergio Ortiz Hernán, estuvo a cargo desde septiembre de 1973 hasta abril de 1992. A él le toca consolidar el prestigio nacional e internacional de la revista. Publica 224 números e integra el primer Comité Editorial.

El último director de esta primera etapa fue Homero Urías Brambila, de mayo de 1992 hasta 2001. Durante su gestión incluyó en el Comité Editorial a académicos de renombre y se acercó a universidades y centros de investigación. En 1994, publicó el primer disco electrónico en el que se digitalizaron 20 años de Comercio Exterior, de 1973 a 1993. A partir de este momento la revista tiene un alcance mucho mayor y las consultas a su base de datos se convierten en un nuevo referente a nivel global.

Cuando Urías Brambila deja la dirección, la revista entra en un impasse, ya que la dirección como tal desaparece y se mantiene tan solo a nivel de subgerencia bajo la responsabilidad de Sergio Hernández Clark. De hecho, la revista deja de publicarse en formato impreso y de 2011 a 2014 solo se publica en versión digital, lo que le hizo perder relevancia. En enero de 2015, como parte del relanzamiento de Bancomext, la revista inicia una nueva época en la que busca recuperar su vocación original y reposicionarse como foro abierto al intercambio de ideas, capaz de replantear variables, conceptos y tendencias, y ofrecer soluciones a los grandes desafíos económicos y sociales.

La iniciativa del Premio Revista Comercio Exterior se enmarca en este mismo esfuerzo. Su convocatoria anual pretende fomentar la investigación y enriquecer el análisis de los aspectos más relevantes del sector externo del país y la elaboración de propuestas de solución a problemáticas específicas. Es cierto, son aún los primeros pasos para incrementar la participación y consolidar el prestigio del certamen, pero la temática y la calidad de los ensayos ganadores de esta segunda edición son una muestra de que se avanza en el camino correcto. Muchas felicidades a todos.