WORLD ORDER, DE HENRY KISSINGER

Óscar Pandal Graf

______
Henry Kissinger,
World Order: Reflections on the Character of Nations and the Course of History, Penguin Books Limited,
Nueva York, 2014.
______

world-order-cover

Hay libros que tratan su tema con una maestría indiscutible. En este caso, el autor tiene suficiente autoridad para hacerlo. Henry Kissinger ha sido un personaje notable desde la segunda mitad del siglo XX, no solo en Estados Unidos sino en todo el mundo. Entre otras cosas, se graduó con honores (magna cum laude) en la Universidad de Harvard, fue secretario de Estado durante las presidencias de Richard Nixon y Gerald Ford, participó activamente en el proceso de distensión de la Guerra Fría y en el proceso para finalizar la guerra de Vietnam. Obtuvo el Premio Nobel de la Paz. Su sagacidad en la política internacional nos recuerda a Maquiavelo o al Cardenal Richelieu.

Con mucha frecuencia, las noticias nos informan sobre constantes agresiones a principios básicos del orden internacional: violaciones a los derechos humanos, invasiones, degradación del medio ambiente, y muchas otras que se están convirtiendo más en la regla que en la excepción. Según Kissinger, los líderes de las grandes potencias se pasan el tiempo exhortando, amenazando y hasta atacando a quienes generan estos disturbios, aunque en muchos casos sin éxito. Paradójicamente, el mundo avanza en un proceso de globalización indispensable para sostener el crecimiento económico local y mundial. En este libro se consigna que la escalada de violencia y desorden se origina en la inexistencia de una definición aceptada por la mayoría de la población mundial sobre la justa contribución de las naciones. Se propone resaltar la importancia de restablecer los principios, las reglas y los límites que permitan una gobernanza mundial razonable. Es indispensable que en este esfuerzo se incluyan a las principales culturas que pueblan el mundo, que las nuevas pautas sean aceptadas por la población para darles legitimidad y que participen activamente en un Gobierno mundial funcional.

Kissinger destaca las principales complicaciones para implementar un orden mínimo indispensable. La más importante es tener que lidiar con formas muy diversas de conceptualización del orden. Para Europa occidental las raíces del concepto corresponden a los principios establecidos en el Tratado de Paz de Westfalia en la primera mitad del siglo XVII, después de la guerra de los Treinta Años. Los países beligerantes exhaustos por la guerra acordaron delimitar las regiones en Estados, respetar su soberanía, abstenerse de invasiones y respetar la libre determinación de sus destinos internos. Sin proponérselo sentaron las bases de un futuro con una paz más duradera. Al otro extremo del territorio Euroasiático, China vivió milenios en un sistema funcional y pacífico regido por un emperador y una bien calificada burocracia. Entre China y Europa surgió una civilización basada en las creencias religiosas contenidas en el Corán, poblaciones regidas y armonizadas por los dictados de la religión musulmana. En Estados Unidos predominó la convicción de que el bienestar se logra con el acatamiento de sistemas liberales, democracia, libre empresa, equilibrio del poder y respeto a las leyes. El contenido del libro sobre este tránsito a través de las distintas civilizaciones es muy estimulante y no menos importante es un magnífico capítulo sobre el impacto de las nuevas tecnologías de comunicación en la sociedad.

Finaliza Kissinger con la sentencia de que la reconstrucción del sistema internacional es el mayor reto que tienen los líderes del mundo. El fracaso de este proyecto tal vez no sea una gran guerra o el uso de armas nucleares pero sí el crecimiento constante de tensiones entre esferas de poder locales como el modelo Westfalia contra la versión islámica del mundo. Esta lucha puede ser de consecuencias inimaginables pero tal vez tan devastadora como una gran guerra.

El libro World Order de Henry Kissinger es de gran actualidad y está escrito con un conocimiento preciso del tema. No dudo que enriquecerá al lector, por eso lo recomiendo.