CHRYSLER DE MÉXICO CONFÍA EN EL DESARROLLO DEL PAÍS

Entrevista con Bruno Cattori

Ariel Ruiz Mondragón

CHRYSLER DE MÉXICO CONFÍA EN EL DESARROLLO DEL PAÍS

Entre las compañías que descollan en la industria automotriz del país se encuentra Chrysler de México, que el año pasado vendió en nuestro territorio 96 mil vehículos y que exporta más de 400 mil unidades al año, lo cual la coloca como una de las compañías más importantes no solo dentro de ese rubro sino en general a nivel nacional.

La confianza de esa empresa en nuestro país se manifiesta en la apertura de una nueva planta en 2013 y en una inversión de mil 300 millones de dólares. "Esto habla de cómo nosotros seguimos apostando e invirtiendo en México porque creemos que el país todavía tiene mucho para dar", expresa a Comercio Exterior Bancomext Bruno Cattori, presidente y CEO de Chrysler de México.

Con una destacada y amplia trayectoria en la industria automotriz, Cattori destaca algunas áreas de oportunidad que deben atenderse para que el sector mantenga sus niveles de competitividad: el costo de la energía, la mejora de la infraestructura y el desarrollo de talento.

___________
¿Cuál es la importancia de las plantas mexicanas para Chrysler?

Las plantas mexicanas son muy importantes no solamente para Chrysler, sino para el grupo Fiat Chrysler Automobiles. En ellas el año pasado fabricamos y exportamos más de 400 mil vehículos y más de un millón de motores.

Una proporción importante de los productos que vendemos en el mundo son producidos en México: ya sean motores o unidades completas.

___________
¿Cuáles son los principales apoyos que recibe Chrysler para la exportación en México? 

Hay muchos elementos importantes, no solamente para nosotros sino para toda la industria automotriz. Que México sea el cuarto exportador mundial de vehículos habla de que las cosas se han hecho bien, y no solo eso sino que incluso tenemos un panorama en el que probablemente sigamos subiendo en elranking mundial.

Son muchas cosas: por un lado estamos hablando de los tratados de libre comercio, que desde luego han ayudado, y de los cuales los más importantes son los que tenemos con América del Norte, la Unión Europea y Japón. Desde luego que nosotros los hemos aprovechado para exportar a esos mercados.

Otro aspecto que no hay que dejar nunca de lado es la capacidad de la mano de obra mexicana que, orgullosamente, es muy buena. Se trata de gente muy comprometida y muy motivada que nos hace producir a buenos costos y con muy buena calidad.

___________
¿Cuántos empleos genera hoy Chrysler en México?

Poco más de 11 mil en nuestras siete plantas más nuestro edificio corporativo de Santa Fe, así como en las instalaciones de nuestro departamento de ingeniería y los laboratorios que tenemos en Cuajimalpa.

___________
¿Cuáles son los obstáculos para la exportación en México?

Yo no los quisiera poner como obstáculos sino como áreas de oportunidad en las que debemos trabajar para mantener la competitividad y poder seguir siendo un gran jugador a nivel mundial.

Considero que el tema más importante es el del costo de la energía, que es uno de los elementos donde México hoy no es competitivo y en el que tendremos que mejorar para asegurar el lugar que debemos tener en la producción de vehículos a nivel mundial.

Otro aspecto que hay que tener en cuenta es el de la infraestructura: comunicaciones, carreteras y vías ferroviarias. En toda la parte logística hay áreas de oportunidad.

También hay que meter el acelerador en la parte del desarrollo de talento: preparar un mayor número de personas para que puedan trabajar en las plantas que se van a abrir en los próximos años.

___________
¿De qué forma ha afectado a la industria la llegada de automóviles usados al país?

Mucho, el tema es preocupante. Las cifras del año pasado indican que por cada cinco autos nuevos que se vendieron en el país, entraron tres autos usados. Lo que nosotros vendimos fue a través de un mercado formalizado: tenemos una red de distribuidores establecidos, que pagan impuestos, que cumplen con todas y cada una de las normatividades que exigen los lugares donde están localizados (en lo cual los fabricantes estamos invirtiendo mucho dinero), que tienen un equipo de gente preparada y que gastan en capacitación. Además, nosotros damos respaldo y garantías.

Que México sea el cuarto exportador mundial de vehículos habla de que las cosas se han hecho bien, y no solo eso sino que incluso tenemos un panorama en el que probablemente sigamos subiendo en el ranking mundial

En cambio, los autos usados que ingresan al país entran en un mercado totalmente informal, no cumplen con ninguna norma, no pagan ningún impuesto o, si lo hacen, son mucho menores, y no quedan registrados en México —gran parte de los ilícitos que se cometen en este país se cometen en esos autos.

Los autos usados que ingresan al país entran en un mercado totalmente informal, no cumplen con ninguna norma, no pagan ningún impuesto o, si lo hacen, son mucho menores, y no quedan registrados en México

___________
¿Cuáles son las perspectivas de Chrysler respecto a la exportación?

Hemos estado más de 75 años en México, y fuimos pioneros en este mundo de la exportación; seguimos siendo, sin duda, uno de los líderes en la exportación de partes y también en el desarrollo de proveedores, porque nosotros compramos una gran cantidad de componentes en México no solo para nuestras plantas mexicanas, sino para las de otras partes del mundo.

Nuestra plataforma exportadora no es solamente lo que nosotros producimos en nuestras siete plantas sino los proveedores que hemos desarrollado para que exporten a nuestras plantas en otras partes del mundo.

Para nosotros México tiene buenas perspectivas: en 2013 inauguramos una nueva planta e invertimos mil 300 millones de dólares en otras dos: la de Promaster y otra para una nueva línea de motores, ambas en Saltillo. Esto habla de cómo nosotros seguimos apostando y seguimos invirtiendo en México porque creemos que el país todavía tiene mucho para dar.