La industria aeronáutica nos puede llevar muy lejos

Entrevista con Frédéric García, director general de Airbus México

Ariel Ruiz Mondragón

La industria aeronáutica nos puede llevar muy lejos
El evidente crecimiento de la industria aeronáutica en nuestro país no surgió de la nada, es el resultado de más de 30 años de trabajo y del esfuerzo de gente que apostó por un mercado en el cual pocos empresarios creyeron. Frédéric García, director general de Airbus Group, empresa pionera en México, nos platica su experiencia y nos habla del promisorio futuro del sector en nuestro país.


Hay un asunto que siempre me agrada comentar y que podría parecer anecdótico, pero que es una imagen que a mí me gusta: México es el país en donde, en un campo de cactus, podemos hacer crecer una planta de Airbus en menos de dos años. Es lo que nos ha pasado en Querétaro, donde, en un lugar donde antes había puros cactus, un par de años después ya había una planta para fabricar las puertas de los aviones Airbus. Esto da la imagen de que aquí, en México, se puede salir de la nada y hacer las cosas muy bien y muy rápido”.

Quien afirma lo anterior es Frédéric García, director general de Airbus Group en México, una de las empresas con mayor proyección en la industria aeronáutica en nuestro país.

Como explica el propio García —quien cuenta con una maestría en Administración de Proyectos Internacionales de la École Supérieure de Commerce de Paris y es ingeniero por la École Nationale Supérieure d’Arts et Métiers con una especialidad en Administración de Sistemas Industriales—, en México la aeronáutica es una industria boyante: genera cerca de 40 mil empleos, según los datos de la Secretaría de Economía, además de que las más de 300 empresas del sector realizan exportaciones por más de 6 mil millones de dólares. Lo anterior ha significado tasas de crecimiento de más de 20% anuales durante los últimos años.

Desde el punto de vista internacional, hoy la industria aeronáutica mexicana representa 6% de la proveeduría a nivel mundial; en términos de volumen, México ocupa el lugar 14 en proveeduría de aeronáutica.

Tras resaltar los datos anteriores, y en concordancia con la imagen que evocó al principio, añade García en entrevista con Comercio Exterior Bancomext: “Lo que es interesante es hacer notar que hace 15 años nadie le apostaba a esa industria en este país, solo unos pocos que ya estábamos en ella, pero hoy en día se ha vuelto uno de los sectores más relevantes para el futuro de la industria mexicana”.

 

Presencia en México

Airbus Group tiene presencia en nuestro país desde hace más de tres décadas, durante las que ha desarrollado diversas actividades tanto en la venta de aviones (en México la actividad del grupo empezó en la aviación civil con Mexicana de Aviación) como en la parte de helicópteros (los primeros que vendió aquí fueron para uso presidencial, en el momento de la visita del presidente Charles de Gaulle en 1964).

Pero, según afirma su director general, en los últimos años Airbus ha incrementado su presencia en México en materia de cooperación con el país a través de contratos con proveedores y de una actividad industrial propia.

 

Hace 15 años nadie le apostaba a la industria aeronáutica en este país, solo unos pocos que ya estábamos en ella, pero hoy en día se ha vuelto uno de los sectores más relevantes para el futuro de la industria mexicana

 

El grupo cuenta con tres divisiones: Airbus, dedicada a aviones comerciales; Helicopters, de helicópteros, y Defence and Space. En la primera, la empresa tiene dos actividades principales: la comercial y la proveeduría. Respecto a la primera, la empresa está consagrada a la venta de aviones, en la que, explica García, “tres de las cuatro compañías aéreas más importantes de México (Interjet, Volaris y VivaAerobus) son nuestros clientes”. En lo referente a la segunda, la compañía compra a varios proveedores instalados en México; por ejemplo, el cableado del Airbus 380 se hace en Chihuahua, mientras que varios productos electromecánicos para el Airbus 350 se fabrican en Mexicali. También realiza producción industrial en Querétaro, donde tiene una planta en la que se fabrican las puertas de sus aviones.

En la división de helicópteros, la filial mexicana de Airbus, que está en el aeropuerto de la Ciudad de México, desarrolla actividades de venta, soporte y mantenimiento de su flota. Provee tanto a autoridades federales y estatales como a clientes civiles y operadores de Petróleos Mexicanos.

Sobre Airbus Defence & Space, Frédéric García explica que tiene actividades vinculadas “con aviones de transporte militar, los cazas 235 y 295, para las fuerzas armadas y las policías, esencialmente para transporte de tropa y apoyo a protección civil en caso de desastres. También proveemos de imágenes satelitales a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación. Asimismo, nos dedicamos a las comunicaciones encriptadas para los servicios de policía del país”.

Jordan Tan©123RF.com

El también director general de Entrenamiento de Aviación Latinoamericana S.A. comenta que hace algunas semanas anunció que Airbus prepara un centro de capacitación de pilotos: “Hemos firmado un convenio con Aeropuertos y Servicios Auxiliares para establecerlo en sus instalaciones. Es un gran proyecto porque es el quinto centro de Airbus en el mundo. Empezamos en Francia, por supuesto, desde hace varias décadas; luego seguimos en Estados Unidos, más recientemente en China, y este año hemos abierto un centro en Singapur. Ahora preparamos el centro de capacitación de pilotos para el Airbus de la familia 320 aquí, en México”.

Para este último proyecto, la compañía ha trabajado mucho con la banca de desarrollo, “que nos ofreció financiamiento. Tenemos una relación muy cercana con las autoridades y apoyo en desarrollo tanto de Bancomext como de ProMéxico”.

 

Para la industria aeronáutica es benéfico el desarrollo de clústeres en el país, como los de Baja California, Sonora, Chihuahua,  Nuevo León y Querétaro

 

Actualmente Airbus da trabajo a 400 trabajadores directos, y genera unos 5 mil empleos indirectos en toda la proveeduría que la abastece.

 

A volar

En abril pasado, en la Base Aérea Militar No. 1 de Santa Lucía, Estado de México, se llevó a cabo la Feria Aeroespacial México 2015, encuentro de la industria en la cual hubo intercambio de negocios, vuelo de aeronaves civiles y militares, exposición estática de material de vuelo y lanzamiento de paracaidistas. En opinión de García, esa fue una iniciativa sumamente importante realizada en el marco del festejo del centenario de la Fuerza Aérea Mexicana. Añadió: “Ha sido muy relevante porque dio a conocer al público en general, y a muchas autoridades, cómo está hoy en día la industria aeronáutica en este país. Estaban todos los grandes empresarios del mundo aeronáutico, y eso ha sido algo sumamente valioso para promover la industria en el país”.

Con ese punto de partida, García, quien es consejero de Comercio Exterior de Francia desde 2004, habla de las ventajas que nuestro país tiene para el desarrollo de la industria aeronáutica, entre las que destaca “que México sea uno de los campeones mundiales en tratados de libre comercio. Es el país que tiene más con el mundo; eso es un gran activo”.

Agrega: “El segundo gran activo es la mano de obra, sumamente competitiva y calificada. Hubo un gran esfuerzo en los últimos años a nivel federal y estatal para capacitar mano de obra que es, hoy en día, sumamente competitiva, inclusive en ingeniería. No estamos hablando de pura manufactura sino de temas mucho más sofisticados en términos de valor agregado.

Victor Antonov©123RF.com

“También tiene un acuerdo, el Bilateral Aviation Safety Agreement, que se firmó en Estados Unidos hace unos años, y que permite a México ratificar las piezas que se fabrican en la aeronáutica. Esto es sumamente importante.

“Y, si faltara otro punto, diré que en México, por lo menos en la industria aeronáutica, el respeto a la propiedad intelectual es sumamente valorado y eso es un gran activo que le permite avanzar”.

También considera que para la industria aeronáutica es benéfico el desarrollo de clústeres en el país, como los de Baja California, Sonora, Chihuahua, Nuevo León y Querétaro, lo cual permite que se pueda atraer más inversión y más proveedores, porque se sabe que hay una cadena de valor para desarrollar actividades productivas.

Incluso aspectos que para el país parecen malos pueden resultar positivos para la industria aeronáutica, como explica García respecto a la baja de precios del petróleo: “Definitivamente la baja del petróleo es muy positiva para las empresas aeronáuitcas porque el precio del combustible para una compañía aérea varía entre 35 y 40%. Entonces, en la medida en que bajan los precios, nuestros clientes se ven beneficiados.

“Por otra parte, creo que para México es una magnífica noticia porque los hogares pueden hacer más ahorros, además de que eso va a beneficiar al turismo, tanto al nacional como al extranjero que viene del norte. Y pienso que va a ser muy relevante para la competitividad de la economía. Considero que la baja en el precio del petróleo es una gran noticia para México”.

Con el panorama que delinea, Frédéric García observa con bastante optimismo el futuro de la industria aeronáutica en nuestro país: “¿Hasta dónde avanzaremos? ¿Cuáles son las trabas? Nuestra voluntad y nuestras ganas. Si como país queremos ir mucho más lejos, creo que se puede. En los próximos años el mercado mundial de proveeduría se estima en 3 trillones de dólares, más de dos veces el PIB mexicano.

Leonard Zhukovsky©123RF.com

“Si México quisiera pasar de 6 a 10% de ese mercado mundial, representaría un potencial exportador de 300 mil millones de dólares. Eso es enorme. Y para esto, creemos que, hoy en día, México tiene muchas ventajas y quizá podemos lograrlo con políticas públicas para apoyar a este sector”.

Para poder darle esa dinámica a la industria aeronáutica, considera muy importante la triple hélice que se está poniendo en marcha, formada por autoridades, universidades y el sector privado. Así, concluye: “Pensamos que podemos ir muy, muy lejos”.