La educación dual en México: posibilidades y perspectivas.

Entrevista con Fausto Costa

Guillermo Máynez Gil

La educación dual en México: posibilidades y perspectivas.
En México hay alrededor de 6 millones de jóvenes que no trabajan ni estudian y que, además, se enfrentarán en los próximos años a acelerados cambios en los procesos productivos, educativos y laborales promovidos por las nuevas tecnologías. Para incorporarlos provechosamente al mercado laboral, es necesario adoptar los modelos más avanzados de integración entre educación y trabajo. Sobre ello conversamos con Fausto Costa, presidente ejecutivo de Nestlé México.

¿Nos puede hablar un poco de Nestlé y su presencia en México?

Nestlé es la empresa de alimentos y bebidas más grande del mundo, con presencia en 197 países. Fue fundada en 1866 y en México estamos desde hace 85 años —trabajando con las cadenas productivas de la leche, el café y el cacao—, siempre con el objetivo de crear valor compartido con todos los participantes.

 

Como empresa de alimentos, ¿de qué forma promueve la nutrición saludable?

Nuestro programa más importante al respecto es Nestlé por Niños Saludables, que en doce años ha impactado a más de 11.9 millones de personas, fomentando la adopción de cuatro hábitos de vida saludable: elegir alimentos nutritivos, medir porciones, beber agua y hacer actividad física diariamente. Se enfoca tanto a las escuelas como a los hogares y centros de salud. Este programa ayudará a cinco millones de niños más en México de aquí a 2020, contribuyendo así a alcanzar la meta global de 50 millones de niños para 2030.

 

¿Y en cuanto a la educación y el empleo?

La Iniciativa por los Jóvenes es un esfuerzo a nivel global que busca contribuir a la preparación y capacitación de las próximas generaciones, a fin de que se integren eficazmente al mercado laboral. En México se lanzó el 27 de febrero de 2015 en alianza con la Secretaría de Educación Pública (SEP) a través del Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep), la Organización Internacional del Trabajo, la Secretaría del Trabajo y la Secretaría de Economía por medio del Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem).

Esta iniciativa está basada en cuatro pilares: (1) Oriéntate, que consiste en talleres de orientación vocacional profesional y habilidades para la vida; (2) Empléate, que brinda oportunidades de primer empleo que ayuden a los jóvenes a incorporarse al mercado laboral; (3) Entrénate, que son programas de aprendiz para adquirir experiencia antes de salir de la escuela, y (4) Más oportunidades, alianzas con proveedores, clientes y otras empresas para que seamos más quienes les apoyemos.

 

 

¿Cuándo comenzó el programa de educación dual de Nestlé en México?

Como parte de nuestra Iniciativa por los Jóvenes, en 2016 pusimos en marcha el programa de Formación Dual enfocado en jóvenes de bachillerato de carreras técnicas, que combina 20% de teoría que imparte la escuela con 80% de prácticas en campo. Iniciamos el programa en ocho de nuestras plantas y ahora orgullosamente lo hemos instrumentado en las demás.

 

¿Cuáles son los antecedentes de este programa y cómo ha sido la experiencia en nuestro país?

El modelo se ha replicado de países como Alemania y Suiza, que tienen más de 70 años usándolo. Nuestro programa lo empezamos a desarrollar desde el modelo alemán, por lo que contamos con el acompañamiento de la Cámara Mexicano-Alemana de Comercio e Industria (Camexa).

En estos dos años han pasado por este programa 100 jóvenes de las carreras de electromecánica, mecatrónica, contabilidad, sistemas, alimentos y bebidas.

El pasado 31 de julio, en colaboración con autoridades del Conalep y del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de México (CECYTEM), celebramos la graduación de 32 jóvenes estudiantes en el programa de Formación Dual desarrollado por Nestlé.

La primera generación de egresados en las carreras de electromecánica industrial, técnico en mecatrónica y contabilidad, tuvo la oportunidad de alternar sus estudios en nuestras fábricas y centros de trabajo ubicados en Cuautitlán Izcalli, Lagos de Moreno, Ocotlán, Querétaro y Silao, y se tiene previsto integrarlos como colaboradores directos de la empresa.

Como parte de los beneficios que las empresas han notado al aplicar la formación dual, las curvas de aprendizaje disminuyen, forman jóvenes con las competencias requeridas por la industria, ahorran en el reclutamiento de empleados y cuentan con un semillero de talento cautivo que hace que la empresa pueda ser mucho más ágil en la contratación de talento.

 

¿Cuál ha sido su experiencia con las autoridades educativas mexicanas?

Nuestra relación con las autoridades mexicanas siempre ha sido de trabajo conjunto para impulsar la formación y empleabilidad de los jóvenes. En Nestlé estamos convencidos de que podemos ser aliados de quien comparta con nosotros la pasión de transformar el futuro y la calidad de vida de la juventud mexicana.

 

¿Qué tipo de apoyo reciben de las autoridades?

Existe un sistema de becas para los jóvenes inscritos en la modalidad dual. Estas becas de la Secretaría de Educación Pública las opera la Subsecretaría de Educación Media Superior.

 

¿Cuáles son los principales retos que han encontrado y qué sugeriría para superarlos?

En México existen 38 millones de jóvenes de los cuales seis millones no trabajan ni estudian y cerca del 45% abandona la escuela antes de cumplir 15 años. Con esta iniciativa, Nestlé busca contribuir a crear perfiles de jóvenes trabajadores que cubran las expectativas de personal calificado en un país donde 54% de los empleadores reportan dificultad para cubrir sus vacantes por la falta de especialización técnica.

Por eso empezamos a trabajar en el nivel donde detectamos que existe mayor deserción escolar. Por ejemplo, entre tercero de secundaria y primero de bachillerato hay una deserción de 50%, por lo que el programa de Formación Dual sirve para que esos jóvenes busquen opciones adecuadas para continuar su preparación.

Con la finalidad de motivar a los jóvenes a seguir estudiando y preparándose, Nestlé se vale de la formación dual como alternativa para superar la deserción y generar más oportunidades de empleo entre jóvenes.

Aún somos pocos los que hemos aplicado este programa y, por lo tanto, sus resultados son discretos. El reto es dar a conocer los beneficios de la formación dual y conseguir que cada día sean más las empresas que participen.

 

“La Iniciativa por los Jóvenes es un esfuerzo a nivel global que busca contribuir a la preparación y capacitación de las próximas generaciones, a fin de que se integren eficazmente al mercado laboral.”

 

Además del Conalep y el CECYTEM, ¿con qué otras instituciones educativas podrían colaborar?

Efectivamente, Nestlé colabora actualmente con el Conalep y el CECYTEM, pero planeamos llevar la formación dual a más escuelas, con la finalidad de que los estudiantes desarrollen habilidades técnicas que les permitan tener un perfil más competitivo en el mercado laboral.

La alianza que tenemos con el Conalep ha sido sumamente productiva, pues hemos logrado trabajar conjuntamente sobre trayectos técnicos (especializaciones de las carreras) para actualizar los programas académicos y alinearlos con las necesidades de los sectores productivos, como es nuestro caso.

No obstante, estamos explorando nuevas alianzas con bachilleratos públicos y recientemente analizamos la viabilidad de comenzar a trabajar con secundarias públicas, donde también hay un índice importante de deserción.

 

Hasta ahora han participado más de 100 jóvenes de educación media superior. ¿Cuántos más podrían participar cada año?

Nuestro objetivo es que cada año sean más los jóvenes que se integren al programa de Formación Dual y para ello es necesario que sean cada vez más los aliados en esta cruzada. Entre más empresas se unan a este esfuerzo, mayor será el impacto no solo en la juventud, sino en el crecimiento económico del país y en la reconstrucción del tejido social.

 

Vienen retos muy importantes para el mundo de la educación y el trabajo, con el internet de las cosas, la automatización creciente y la inteligencia artificial. ¿Cómo puede ayudar este programa a enfrentar esos retos?

La mayor aportación del modelo tiene que ver con el aprendizaje significativo; es decir, con la oportunidad de que los jóvenes se formen en espacios reales de aprendizaje, y esto tiene dos efectos: el aprendizaje per sey el incremento de la productividad, pues al tiempo que formamos también estamos produciendo. Los jóvenes aprenden y generan necesidades de aprendizaje específicas. Por ejemplo, un chico que se está especializando en algún proceso en particular tiene necesidades de aprendizaje concretas como puede ser de física, química, matemáticas; cualquier reto que se le presente en el lugar de trabajo se traduce en una duda a resolver dentro del aula.

 

 

¿Se tiene previsto extender este programa a otras carreras o especialidades?

Actualmente estamos desarrollando la carrera de ventas y logística, pero más adelante desarrollaremos áreas de calidad, seguridad e higiene en el trabajo, y nutrición, entre otras. Ha sido tanto el auge que, con empresas que han decidido sumarse, estamos trabajando en la creación de otras carreras como técnico en aeronáutica y operador telefónico.

 

¿Qué papel juega la Camexa en el proyecto?

La Camexa es el órgano certificador del modelo. En nuestro caso, certifica a los jóvenes y a los colaboradores de fábrica que fungen como maestros de los estudiantes y son parte esencial del modelo dual en Nestlé.

 

¿Hay participación de gobiernos estatales y municipales?

Los gobiernos municipales no están directamente relacionados con el modelo. Los gobiernos estatales se involucran de manera importante mediante los subsistemas educativos y hay casos ejemplares en la instrumentación del modelo, como el Estado de México y Guanajuato.

 

“Existe un sistema de becas para los jóvenes inscritos en la modalidad dual. Estas becas de la Secretaría de Educación Pública las opera la Subsecretaría de Educación Media Superior.”

 

¿Y de sindicatos y otros organismos empresariales? ¿Podrían ser aliados estratégicos?

Actualmente estamos trabajando de la mano con el Consejo Coordinador Empresarial para integrar a más empresas y cámaras empresariales. Estamos convencidos que, entre más esfuerzos sumemos a la instrumentación de este modelo, mayor será la aportación y el cambio que pretendemos lograr en los jóvenes.

Hablando en particular de nuestros sindicatos, hemos encontrado una buena recepción de este programa y son aliados importantes. Los frutos de este esfuerzo tienen que llegar en primer lugar a nuestras familias, y hoy tenemos en las filas de la formación dual a hijos de nuestros colaboradores.

 

En países como Alemania, los trabajadores de mayor edad pueden acceder a este tipo de programas vía la capacitación educativa-vocacional continua. ¿Hay planes en México de incorporar a personas que necesitan reinventarse ante los desafíos tecnológicos?

Actualmente estamos enfocados en un sector poblacional específico, pero nuestro objetivo final es impulsar la empleabilidad. Tal vez en algunos años podamos también seguir el ejemplo de los creadores de este modelo.

En Nestlé realizamos esfuerzos en este sentido, para beneficio de nuestros colaboradores, a través de la Universidad Nestlé, donde capacitamos permanentemente a nuestra gente y además, hacia afuera, tenemos programas orientados a la transferencia de conocimiento agrícola, lo que beneficia a caficultores, productores de leche, cacaoteros.

Somos fieles creyentes de que invertir y trabajar en la educación es nuestra responsabilidad y el aporte que damos a la sociedad.

 

 

El Gobierno electo ha propuesto un programa amplio para promover este tipo de educación. ¿Han tenido contacto ya con el equipo de transición?

Estamos como siempre abiertos a colaborar y lo haremos con el equipo del presidente electo para sumar al presente y futuro de nuestros jóvenes.

 

De las personas que han participado en el programa hasta hoy en México, ¿qué porcentaje se queda a trabajar en la empresa?

Afortunadamente el porcentaje es muy alto, más de 70% de los jóvenes deciden quedarse con nosotros y el resto no lo hace porque prefiere continuar sus estudios y Nestlé les deja la puerta abierta.

 

¿A dónde suelen ir los demás?

Algo que nos llena de satisfacción es que los jóvenes que participan en el modelo de formación dual cuentan con un mayor número de oportunidades que los que solo cuentan con conocimientos teóricos. La experiencia técnica y práctica les garantiza más oportunidades laborales y un mejor futuro. Normalmente, los jóvenes que no se quedan a trabajar dentro de Nestlé continúan estudiando o encuentran oportunidades en otras empresas y eso nos enorgullece de igual forma, pues sabemos que van muy bien formados.

 

¿Nos puede narrar alguna historia de éxito?

Sería difícil elegir una sola. Para nosotros todas son historias de éxito pues se trata de jóvenes que decidieron romper con sus propios paradigmas y hacer algo diferente por su futuro. Hay mujeres que decidieron incursionar en carreras como mecatrónica y electromecánica, abriéndose paso en actividades que por años solo correspondieron a los varones. En Nestlé todos estos jóvenes son ya casos de éxito, pues están haciendo la diferencia y serán inspiración para otros jóvenes de nuestro país.