¿Cómo serán las nuevas reglas para autopartes en el USMCA?

A las armadoras de nueva incorporación a la industria el acuerdo comercial les mantiene los beneficios.

México, CDMX a 20 de Octubre de 2018  

 

 

El Acuerdo México-Estados Unidos-Canadá (USMCA, por su sigla en inglés) definió las nuevas condiciones para la industria de autopartes en la región, donde México es altamente competitivo.

El USMCA establece tres categorías y cuatro fases para cumplir con las reglas de origen en la industria de autopartes.

La primera categoría está conformada por las “Partes esenciales”, es decir: ejes, chasis, motores, sistemas de dirección, transmisiones, sistemas de suspensión y baterías de litio.

Para cumplir con la regla de origen del USMCA, estas partes automotrices deberán cumplir con un Valor de Contenido Regional (VCR) de 66% a la entrada en vigor del acuerdo, para pasar a 69% en enero del siguiente año y luego a 72 y 75%, en cada uno de los siguientes dos eneros.

De acuerdo con Oscar Albin, presidente de la Industria Nacional de Autopartes, estos productos deberán ser hechos en la región de América del Norte porque representan un gran contenido para la fabricación de un vehículo.

El USMCA establece como Categoría 2 a las “Partes principales”, en las que están, por ejemplo, sistemas de freno, aire acondicionado, páneles de control, escapes, parabrisas, llantas y partes de motor y transmisión. Albin destacó que este grupo abarca entre 25 y 30% del valor de un automóvil terminado.

Sus plazos en los cambios de las reglas de origen son iguales a los fijados en la Categoría 1 pero con porcentajes distintos. Iniciarán con 62.5% y pasarán después a 65, 67.5 y 70%, en cada uno de los siguientes años.

Finalmente, la Categoría 3, “Partes complementarias”, la componen productos como equipo de audio y telemando, cinturones, convertidores catalíticos, volantes, iluminación, cerraduras y juegos de cableados”.

En los mismos cuatro plazos, deberán pasar de un VCR de 62.5 a 63% y luego de 64 a 65%, para tener derecho a pagar arancel cero. En las tres clasificaciones, los porcentajes están basados en el costo neto.

 

Garantías a armadoras

En el sector automotriz, el USMCA mantiene los beneficios para las plantas automotrices nuevas que están actualmente incluidos en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

El Artículo 403, de Bienes de la Industria Automotriz, del TLCAN, exige 50% de Valor de Contenido Regional (VCR, medido en costo neto) durante cinco años después de la fecha en que un ensamblador de vehículos automotores produzca en una planta el primer prototipo del vehículo.

Uno de los requisitos para tener esa ventaja es que se trate de un vehículo automotor de una clase o marca, excepto vehículos comprendidos en el Artículo 403, categoría de tamaño y bastidor que el ensamblador de vehículos automotores no haya producido anteriormente en México, EU o Canadá.

Otra de las condiciones es que la planta sea un edificio nuevo en el que se ensamble el vehículo automotor, y un tercer condicionamiento consiste en que sustancialmente toda la maquinaria nueva utilizada en el armado del vehículo automotor se encuentre en la fábrica.

Una vez cumplidas estas condiciones, las exportaciones de vehículos ligeros tendrán que pagar un arancel de 2.5% para entrar en Estados Unidos durante los cinco años mencionados.

Transcurrido ese quinquenio, comenzará el periodo de transición para alcanzar el tope de 75% de VCR exigido en general para poder exportar en la región unidades nuevas originarias sin pagar aranceles, tal como se exige para el resto de las empresas.

La transición consta de cuatro pases: un VCR de 66% al inicio del año fiscal, con tasas de 69, 72 y 75% para cada uno de los años fiscales subsiguientes.

Desde la entrada en vigor del TLCAN, en 1994, la fabricación de vehículos motorizados en América del Norte se ha integrado altamente, con los principales fabricantes de automóviles de Estados Unidos, Asia y Europa construyendo sus propias cadenas de suministro dentro de la región.

El mayor crecimiento reciente en el mercado de América del Norte se produjo principalmente en México, que ahora representa aproximadamente 20% de la producción total de vehículos de la región.

En general, las inversiones recientes en plantas de ensamblaje de EU y Canadá han involucrado la modernización o expansión de las instalaciones existentes, mientras que México ha visto nuevas plantas de ensamblaje.

Además, muchos fabricantes de partes han abierto plantas en México para estar cerca del creciente número de plantas de ensamblaje de vehículos.

Las plantas de partes en los tres países suministran a fabricantes de sistemas automotrices (como sistemas de frenos y asientos) y plantas de ensamblaje de vehículos motorizados dentro de la propia región del TLCAN.

Las estimaciones muestran que algunas partes y componentes de vehículos de motor cruzan la frontera de Estados Unidos más de ocho veces en el proceso de producción y ensamblaje.

Al menos tres factores han estimulado el aumento de México como centro de fabricación de vehículos de motor, además de la eliminación de las barreras comerciales en el TLCAN. Estos incluyen los costos laborales más bajos de México, la inversión del gobierno mexicano en su sistema educativo para graduados de ingenieros y técnicos para operar y administrar plantas de partes y vehículos, y la creciente red de acuerdos de libre comercio de México con muchos países fuera de la región del TLC.

Fuente: El Economista.