El futuro brillo de los metales

  El futuro brillo de los metales

La problemática de las materias primas a nivel global es difícil, aun cuando se estima que quizá haya tocado fondo. La demanda ha tenido una recuperación moderada con la dinámica economía de Estados Unidos; China, con menor movimiento, pero con gran volumen de demanda, y Europa y Japón esforzándose por tener tasas positivas. Las economías emergentes, productoras de materias primas, sufren el embate de los precios bajos de las mismas, por lo que, su de­manda ha disminuido. Esta debilidad de la demanda se acompaña de un exceso de oferta y el consecuente incremento de los inventarios.

Un ejemplo de esta problemática es el caso de los metales. La trayectoria de largo plazo de sus precios refleja, además de las inevitables fluctuaciones de corta duración, la irrupción de China como gran potencia económica y capacidad de demanda al inicio del siglo XXI. En efecto, es a partir de 2003-2004 que se inicia el incremento notable de los precios de los metales, con excepción de los años de crisis de 2008-2009. En 2010-2011, estos tienen una sobrerreacción, elevándose de nuevo de forma acelerada. A partir de entonces, y hasta la fecha, los precios han retrocedido a los niveles de hace una década.

No obstante, esperamos condiciones propicias para un repunte moderado de los precios a partir del segundo semestre del año, en la medida en que la caída en inversión desacelere la producción, especialmente de los productores marginales, y la recuperación de la economía mundial fortalezca la demanda, así como que el dólar se deprecie en alguna medida. Estimamos que, a fines de 2015, el índice general de precios de los metales se aproximará a los valores del mismo mes del año anterior y aumentará de manera moderada en 2016. En suma, es probable que la perspectiva en el mercado de metales sea de precios moderados en el mediano y largo plazos.

GRAFICA