Polonia: pieza clave de un rompecabezas global

Entrevista con Bernardo Turner

Por: César Guerrero

Polonia: pieza clave de un rompecabezas global
En esta entrevista, Bernardo Turner, director general de Katcon Polska, narra el desembarco de la empresa en Europa y cómo sus instalaciones de manufactura y tecnología en Polonia se articulan con el resto de sus operaciones globales.  

Como empresa mexicana global, Katcon es relativamente joven (nace en 1993). ¿Cómo llegó a Europa y qué efecto tuvo su arribo en el desarrollo de la empresa?

Katcon inició en Monterrey en 1993 como fabricante de convertidores catalíticos, principalmente para automóviles General Motors fabricados en territorio mexicano. Después de varios años de crecimiento en el mercado nacional y regional (Estados Unidos y Canadá), en el 2007 la empresa Delphi, socio de Katcon, decidió vender su fábrica ubicada en Milwaukee, Estados Unidos. Mediante su adquisición, Katcon prácticamente triplicó su tamaño en cuanto a volumen de fabrica- ción y ventas. Dos años más tarde, como parte de su reestructuración, Delphi vendió a Katcon su negocio de convertidores catalíticos y sistemas de escape a nivel mundial. Es así como nos convertimos en una empresa global, con plantas en China, India, Sudáfrica, Australia y Polonia, y centros de desarrollo tecnológico en Luxemburgo y Estados Unidos.

La compra de esta empresa puso a Katcon en el mapa como competidor global, capaz de proveer piezas de la más alta calidad a clientes en cualquier región del mundo. Posicionarnos en Europa nos permitió incursionar en nuevos mercados que, por cuestiones logísticas, no estábamos en condiciones de atender hasta ese entonces. Añadimos a nuestra cartera de clientes importantes empresas como Fiat (Italia), Renault (Francia) y Daimler (Alemania), se lograron proyectos importantes con estas armadoras, y nuestra nueva red de plantas agilizó el proceso de abasto para sus fábricas alrededor del mundo.

¿Cómo identificó Katcon la oportunidad de comprar la planta de Delphi en Polonia?


La compra se hizo en el 2009. Delphi era socio de Katcon desde que la empresa se estableció en 1993 y siempre hubo una relación sólida entre las dos partes. Katcon conocía muy bien el modo en que Delphi hacía las cosas en cuanto a diseño, fabricación y calidad del producto. Cuando Delphi, por cuestiones estratégicas, decidió poner a la venta su división de sistemas de escape, Katcon sabía que era la oportunidad de hacerse de fábricas de alta calidad operativa y con potencial de mejora en cuanto a costos, principalmente en áreas no productivas donde tenían una estructura demasiado grande y costosa.

La planta de Polonia era parte del paquete global que estaba en venta. Durante el año 2008 hicimos la diligencia debida, visitamos las diferentes plantas que estaban en venta y nos dimos cuenta de que era una buena oportunidad considerando la cartera de clientes y proyectos; así como su potencial de crecimiento, principalmente en China y Polonia, en donde notamos que había mercado, clientes y posibles proyectos que se adaptaban a nuestras capacidades y planes de crecimiento. Así surgió Katcon Global.

SEDE DE KATCON EN CHIHUAHUA

El apoyo gubernamental, en México o en Polonia, ¿fue parte del proceso? ¿De qué manera?


No. Aunque no tuvimos ningún obstáculo, tampoco hubo un apoyo específico que haya sido esencial en el proceso.

Ustedes proveen desde Polonia los convertidores catalíticos de los autos Renault. ¿Qué otros clientes atienden desde su fábrica en ese país?


Cuando compramos la fábrica de Polonia, solamente se fabricaban piezas para Opel (que en aquel entonces era filial de General Motors) y un volumen muy pequeño para Renault, por vía de un intermediario de Nivel 1. Cuando Katcon tomó el control, a mediados de 2009, una de nuestras prioridades fue la de concretar proyectos con clientes nuevos, entonces nuestros departamentos de ingeniería y ventas se dieron a la tarea de ofrecer nuevos productos para atender así esas necesidades. Nos tomó un par de años, pero en el 2012 empezamos a surtir piezas a CNH —filial de Fiat Group— y fue así como nos iniciamos en la fabricación de piezas para vehículos agrícolas (tractores) y de la industria de la construcción. En 2014 y 2015 ganamos dos proyectos muy importantes para Renault (actualmente tenemos cinco proyectos con ellos) y en el 2016 logramos agregar a Mercedes-Benz a nuestra lista de clientes.

Diez años después de tomar el control de la fábrica en Polonia, Katcon tiene una cartera de productos y de clientes más diversificada. Desde nuestra fábrica en Blonie, Polonia, surtimos de convertidores catalíticos y otras piezas del sistema de escape a fabricantes de automóviles y otros vehículos en Inglaterra, España, Francia, Alemania, Polonia, Turquía, Rumania, Corea del Sur, México y Estados Unidos.

Katcon quiere ser líder en la producción 3D, ¿qué aporta Polonia a ese objetivo?


Katcon quiere ser líder en lo que se refiere a nuevas tecnologías en general; la impresión en 3D de piezas es una de ellas. Fabricar piezas mediante esta tecnología te permite reducir el peso de la pieza y en algunos casos mejorar costos. Estamos trabajando ya en el desarrollo y la instrumentación de proyectos en tecnologías de productos ligeros. Creemos que este es un tema clave para las próximas generaciones de vehículos, ya que reduce el consumo de combustible y, por ende, las emisión de contaminantes. Además de impresión 3D, estamos lanzando productos de materiales compuestos (fibras de carbono y polímeros) que reducen hasta en 60% el peso de la pieza, disminuyendo así el consumo de combustible sin afectar la resistencia estructural de la misma. El desarrollo de estos proyectos se maneja principalmente en México, pero como gran parte de nuestros proveedores y clientes están en Europa, hay un equipo de ingenieros polacos que trabaja, en colaboración con nuestros especialistas mexicanos, en el desarrollo de estas tecnologías.

KATCON: PROVEEDOR DESTACADO DE LA INDUSTRIA AUTOMOTRIZ

¿Cómo se vincula su centro de investigación y desarrollo en Luxemburgo con sus recursos técnicos en Polonia?

Además de fábricas y equipo de manufactura, la adquisición de Delphi también trajo consigo conocimiento técnico de diseño e ingeniería en Estados Unidos y Luxemburgo. En nuestro centro de desarrollo tecnológico en Luxemburgo concentramos al inicio a gran parte de nuestro equipo de ingenieros con la encomienda de desarrollar productos nuevos para clientes específicos. Pero ahora hemos reforzado el equipo, mediante la creación de un departamento de desarrollo de producto y diseño en Polonia. En los últimos tres años hemos triplicado nuestra capacidad de diseño, volviéndonos parte fundamental del trabajo de ingeniería de la empresa a nivel mundial. Desde Polonia se hacen trabajos de ingeniería avanzada para proyectos ejecutados en nuestras plantas en India, Corea del Sur y obviamente, Polonia. Hay comunicación diaria y continua, y prácticamente el equipo de ingeniería en Europa trabaja como uno solo, independientemente de si sus miembros están físicamente en Luxemburgo o en Polonia.

En Katcon el desarrollo tecnológico es fundamental para mantenernos como punta de lanza en cuanto a nuevas aplicaciones se refiere, por eso hemos invertido en este frente, tanto en Polonia como en México, Estados Unidos y China.

La economía polaca ha crecido más que la de la Unión Europea en los últimos años, ¿cómo fortalece eso la experiencia de Katcon en ese país?


El crecimiento económico en Polonia ha sido muy notorio en estos últimos años y se pronostica que seguirá en ascenso. Nosotros llegamos en un momento muy adecuado. Nos ha tocado aprovechar esta ola de crecimiento y logramos establecernos como una empresa sólida en este país. Como consecuencia de este crecimiento, el nivel de desempleo en Polonia ha bajado drásticamente, lo que ha provocado una alza en la competencia en el mercado laboral. Nos estamos encontrando con mayores retos para reclutar gente preparada, ya que muchas empresas recientemente instaladas en Polonia están también en búsqueda de talento. Sin embargo, que el país crezca como lo ha estado haciendo y con la fuerza que el sector automotor tiene en este país, nos permite tener visión muy optimista de Katcon Polska y sólidas expectativas de crecimiento a largo plazo.

¿Qué planes tienen para Katcon en Polonia?

Los próximos años los dedicaremos a consolidarnos como un proveedor clave de los fabricantes europeos de automóviles. Ya tenemos en puerta, el lanzamiento de nuevas líneas de producción con la más alta tecnología para la fabricación de convertidores catalíticos y un crecimiento interesante pronosticado para los próximos cinco o seis años. Tenemos intención de quedarnos en Polonia, seguir ganando proyectos y expandir nuestra capacidad de producción a sistemas de escape integrales, y desarrollo y producción de nuevos productos para la industria automotriz.