Alto voltaje bajo control

Entrevista con Gerardo Estrada Durán

Por: Ariel Ruiz Mondragón

Alto voltaje bajo control
Entrevista con Gerardo Estrada Durán, el cual cuenta con una trayectoria de 17 años en la industria maquiladora de la ciudad de Chihuahua; seis de ellos desarrollados en VTC West, donde ocupa actualmente el cargo de director de Materiales, Compras y Aduanas. 

¿Cómo nació la empresa VTC?


Los orígenes de Virginia and Georgia Transformer Corp (VTC) se remontan a la década de los setenta cuando inició operaciones en Estados Unidos; en 1994 instaló una planta en la ciudad de Chihuahua bajo la razón social VTC West para dedicarse, fundamentalmente, al diseño y la fabricación de transformadores tanto de enfriado por aire como encapsulados. Nuestro éxito en territorio chihuahuense es palpable y lo confirma la decisión de invertir más de medio millón de dólares en la entidad para instalar un centro de innovación, especializado en el diseño técnico y la ingeniería de transformadores de alto voltaje con tecnología de avanzada. Esta es parte relevante de nuestra estrategia para ampliar nuestra presencia en el mercado global, principalmente en el estadounidense.

VTC es una empresa con una amplia trayectoria, ya que fue se establecida en 1971. Ayúdenos a dimensionar el tamaño que tiene, ¿cuáles son sus principales líneas
de negocio?

La empresa se dedica fundamentalmente al diseño y la manufactura de transformadores eléctricos de distribución y generación. Son productos hechos a partir de las especificaciones establecidas por los clientes para cubrir sus requerimientos. VTC se caracteriza, también, por la entrega oportuna de sus transformadores y a entera satisfacción. Para hacerlo, contamos con una planta de vanguardia que cumple los requisitos más rigurosos de la industria.

Cuenta con tres edificios diseñados para el mejor flujo de material y agilizar la producción. En el primero, fabricamos los transformadores utilizando procesos optimizados y controles de calidad en todas las áreas de fabricación. Desde el bobinado, el corte del núcleo, el apilado y el aterrizaje en las pruebas hasta los controles de calidad del ensamblaje final, en cada etapa se vigila el uso eficiente de los recursos. Los controles hacen que la confiabilidad del producto sea más alta y que nuestro tiempo de fabricación sea mínimo.

En el segundo edificio se realiza la fabricación personalizada de metal, completamente segregada e integrada, que es un puente continuo desde el diseño de ingeniería hasta la fabricación. En el tercero se reciben, inspeccionan y almacenan los componentes empleados en la fabricación. Al inspeccionar los materiales entrantes y almacenar los componentes clave, producimos transformadores de potencia confiables, al tiempo que garantizamos su envío oportuno.

¿Actualmente en cuántos países tienen operaciones?

Nuestra empresa tiene operaciones en Estados Unidos y México para la producción; sin embargo, damos ser- vicio de mantenimiento e instalación de transformadores en cualquier parte del mundo. Así lo hemos hecho en Europa, Asia e incluso África. También contamos con una oficina en India, donde se realizan algunos diseños y compras intercontinentales.

¿Qué nos puede decir sobre el monto de sus ventas y el número de empleados?


Si hablamos en específico de VTC West en Chihuahua, al día de hoy contamos con 370 empleados, mientras que a nivel global somos mil 200. Las ventas anuales de la planta en México rebasan los 40 millones de dólares.

Coméntenos, ¿cuál es su participación en el mercado de transformadores de América del Norte?


Virginia Transformer Corp es la segunda compañía más grande de su ramo en Estados Unidos, y tiene presencia prácticamente en toda América del Norte a través de sus cuatro plantas de producción, tres de ellas en territorio estadounidense y una más en nuestro país.

¿En qué año llegó VTC a Chihuahua y cuáles fueron las razones principales detrás de la decisión de instalar la planta en México?


La planta de Chihuahua comenzó operaciones en el año de 1994. Las razones principales de establecerla aquí fueron la cercanía con la frontera con Estados Unidos, el menor costo de la mano de obra e, increíblemente, el clima árido de la ciudad, porque provee a la compañía de un ambiente ideal para la fabricación de transformadores, que es enemiga de la humedad.

En términos de ventas, esta planta también se ubicó en México para atender clientes del sur de Estados Unidos, así como a los de Centro y Sudamérica.

Descríbanos brevemente los rasgos más sobresalientes de su negocio en México.


Es el diseño y la fabricación de transformadores especiales de tipo aceite, secos y de pedestal para la industria de energía renovable. Esta actividad crece exponencialmente: son cada vez más las granjas solares y parques eólicos con cero emisiones de monóxido y dióxido de carbono que no usan hidrocarburos. Así VTC West pone un granito de arena para la preservación del planeta con un producto que, hecho a la medida, transmite esa energía captada de forma eficiente.

¿A qué mercados atiende principalmente VTC West?

Fundamentalmente son cuatro: el de servicios públicos (como subestaciones, plantas de tratamiento de aguas, etcétera); la generación de energías renovables (solar, eólica y geotérmica); la industria (molinos de acero, de papel y de cemento, minas y refinerías de gas y petróleo, etcétera), y el comercial e institucional (trenes, edificios comerciales, hospitales, aeropuertos y universidades, entre otros).

Puedes encontrar productos de VTC en la NASA, en Disneylandia, en el MIT, en el tren subterráneo de Washington e, incluso, se usaron en la reconstrucción de Irak.

¿Cuentan con programas específicos para el desarrollo de proveedores locales?


Tenemos diferentes programas no solo para desarrollar proveedores locales y nacionales, sino también para integrarlos como aliados comerciales y formar una base fuerte de desarrollo y manejo de inventario. Contar con los locales representa una necesidad para nosotros porque así ofrecemos los mejores tiempos de entrega, además de que debemos mantener a la mano el material y el soporte de nuestros aliados comerciales.

Desde su punto de vista, ¿qué requiere México para favorecer el desarrollo de proveedores locales y su integración a las cadenas mundiales de valor? Dos de los grandes desafíos del país.

Definitivamente una política exterior robusta que le otorgue seguridad a esta industria, así como mexicanos visionarios que continuamente busquen el desarrollo y la aplicación de la tecnología tanto al producto como a su manufactura.

¿De qué tamaño es la inversión?

De poco más de medio millón de dólares.

A principios de este año anunciaron la apertura en Chihuahua de un centro de diseño. ¿Qué objetivos persiguen con estas nuevas instalaciones?


Pretendemos generar y exportar un producto; es decir, lograr un diseño robusto y eficiente, ya que el Centro Tecnológico de Diseño Avanzado integra a un equipo de ingenieros y diseñadores especializados que trabajan para las diferentes plantas de VTC. Este centro será el primero de su tipo en Chihuahua, y estoy seguro que otras industrias, como la aeronáutica, harán lo mismo que VTC.

¿Cómo se inserta este centro en su estrategia global?

El desarrollo, el diseño, la ingeniería y la mejora continua son la base de nuestra estrategia de crecimiento. La visión es producir transformadores que duren 60 años en operación. Crear un lugar donde se pueda reunir un gran grupo de personas con características ideales nos da una gran ventaja y nos permite crear, desarrollar e innovar.

LA NASA ES UNO DE LOS CLIENTES DE VTC

¿Qué tipo de tareas desarrollará el centro de diseño en México y cuál será su relación con los otros dos del mismo tipo de VTC West en Virginia, Estados Unidos, y Bombay, India?

El diseño de transformadores manufacturables y robustos, así como investigación y desarrollo de nuevos componentes y materiales. La comunicación con los otros centros y plantas de producción será, como hasta ahora, constante, estandarizada y muy abierta.

¿Cuántos puestos de trabajo se generarán con el centro de diseño? ¿Qué perfil tendrán sus trabajadores?


Serán 150 trabajadores, entre ingenieros y diseñadores. El departamento de Recursos Humanos cuenta con un perfil muy bien definido, aunque VTC West se caracteriza por una selección no solamente basada en la aptitud, sino también en la actitud.

¿Han encontrado en México el personal capacitado para su desarrollo?


Sí. La planta en su totalidad es administrada y trabajada por mexicanos. La combinación de tecnología robusta y madura, mejoras en los procesos de fabricación, personal experimentado y la incorporación de un liderazgo clave proveniente de varias industrias de alta tecnología nos ayudó a lograr, por seis meses consecutivos, la totalidad de entregas justo a tiempo.

¿Las instituciones educativas del estado están aportando esos trabajadores a la empresa?


Por supuesto, ya que VTC tiene programas de desarrollo tanto con el Instituto Tecnológico de Chihuahua como con universidades, como la Universidad Tecnológica de Chihuahua, entre otras instituciones de educación superior.

Nos acercamos a las instituciones educativas a través de nuestro departamento de Recursos Humanos; de esta forma expresamos nuestras necesidades como empresa y esto les ayuda a validar una efectiva orientación educativa, que a su vez mejora la empleabilidad de los graduados. El beneficio para nosotros es un potencial compañero de trabajo con las características y preparación idóneas para nuestras necesidades. Actualmente contamos con una base amplia de practicantes en varios departamentos de la empresa.

VTC West tiene en Chihuahua más de un cuarto de siglo. ¿Cómo ha sido su desarrollo en la entidad?


Hemos ido creciendo gradualmente, y este año una vez más aumentaremos nuestra producción, ya que tenemos dos turnos funcionando al cien por ciento.

¿Cuáles son los principales retos y perspectivas que tiene la compañía en México?


Seguir siendo competitivos mediante la satisfacción total de nuestros clientes. Esto engloba muchas estrategias, entre ellas la puesta en marcha del Centro Tecnológico de Diseño Avanzado.

En su opinión, ¿cuál es su balance de la actual coyuntura del mercado internacional?


Nos toca esperar los resultados de la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Tenemos muchos beneficios por nuestra vecindad con Estados Unidos; pero también nos inquieta la amenaza de imponer aranceles a las exportación mexicanas, como lo planteó el presidente de aquel país.

¿Cuáles son las expectativas de expansión que tiene VTC West para los próximos años?


A corto plazo, 20% de aumento en la producción; a mediano y largo plazos, una planta adicional aquí mismo en Chihuahua. Esta instalación albergaría la producción de un transformador para energía renovable. Además, en cuestión de meses, VTC estará en una posición ideal para convertirse en el principal productor de transformadores especiales de Estados Unidos.