Certificación Prime: el mercado de valores al alcance de las empresas

Entrevista con Jorge Adrián Velázquez Ochoa, director de Innovación y Nuevos Negocios del Bancomext

Por César Guerrero / Retrato: Ignacio Galar

Certificación Prime: el mercado de valores al alcance de las empresas
La Certificación Prime es un innovador producto de Bancomext —al que ahora se suma Nacional Financiera—, que acompaña a las empresas en su objetivo de financiar sus proyectos productivos mediante el mercado de valores. Un apoyo integral que incluye financiamiento, asesoría y capacitación para que las empresas adopten las mejores prácticas de gobierno corporativo, mejoren su perfil financiero y den un paso decisivo en sus aspiraciones de incorporarse al mercado de valores. En entrevista con Comercio Exterior, Jorge Velázquez, director de Innovación y Nuevos Negocios del Bancomext, explica los alcances y beneficios de este innovador programa de apoyo a las empresas que fue distinguido por la Alide en 2019 como el producto financiero del año.

READ IN ENGLISH

¿Cuáles son los principales objetivos del Programa de Certificación Prime?
El desarrollo del país precisa que todos los proyectos productivos encuentren una alternativa viable de financiamiento. Con este propósito Bancomext apoya a las empresas que participan directa e indirectamente en el comercio exterior del país y, además, contribuye al fortalecimiento de otras fuentes de financiamiento empresarial. La Certificación Prime se inscribe en esta segunda línea de acción institucional. Es un programa de apoyo a las empresas que buscan incorporarse al mercado de valores.

Diferentes comparativos internacionales ponen de relieve la necesidad de promover un uso más extensivo del mercado de valores. En México, su valor de capitalización equivale a 35% del PIB, menos de la mitad del que registran países con similar nivel de desarrollo al nuestro como Chile (79%) e India (74%) y bastante alejado del promedio de la OCDE (107%). En el rubro de empresas listadas en el mercado también se observa un rezago: en los últimos diez años el número en México ha oscilado entre 140 y 150 empresas, cuando en Chile es de 310 y en la India de 7,630. Tampoco debe perderse de vista que 45% del valor del mercado bursátil mexicano está concentrado en siete empresas y que solo 4% de las empresas de gestión familiar en México trasciende la tercera generación. Como se observa, una tarea importante por delante.

La Certificación Prime es la respuesta de reconocidas instituciones del ámbito financiero del país, que suman sus esfuerzos para que la actividad bursátil en el país alcance niveles similares al de los países más adelantados en la materia.

¿Cuáles son las características principales del programa?
La Certificación Prime es un programa de Bancomext que acompaña a las empresas en su preparación para obtener financiamiento mediante el mercado de valores. Lo hace de manera integral, ofreciéndoles financiamiento, capacitación y asesoría, en colaboración con la Bolsa Mexicana de Valores (
BMV); la Asociación Mexicana de Instituciones Bursátiles (AMIB); la Bolsa Institucional de Valores (BIVA), de incorporación reciente, y un grupo de reconocidos despachos de asesoría especializada en gobierno corporativo. Lo lanzamos en 2018 y empezamos a operarlo a finales de ese año y en lo que va del presente.

La Certificación Prime es un primer escalón en términos de gobierno corporativo. Es un diploma con un holograma de autenticidad y un folio de registro único que distingue a las empresas que cuentan con las prácticas corporativas requeridas para acceder al financiamiento vía el mercado de valores. Este distintivo lo otorga el Comité Certificador Prime, integrado por la BMV, la AMIB, Bancomext y a quienes próximamente se unirá la BIVA, a las empresas que cumplen satisfactoriamente los criterios establecidos en la Guía de Recomendaciones en Gobierno Corporativo para la Obtención de la Certificación Prime.

Dicha guía se apega a las prácticas en gobierno corporativo emitidas por el Consejo Coordinador Empresarial y para su elaboración se hizo todo un diagnóstico, especialmente en la AMIB, para seleccionar un conjunto de recomendaciones básicas que las empresas deben incorporar para contar con un gobierno corporativo robusto. La certificación está registrada como marca en el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), junto con su sello gráfico.

JORGE ADRIÁN VELÁZQUEZ OCHOA

¿Por qué es importante contar con un sólido gobierno corporativo?
Un gobierno corporativo robusto favorece la gestión profesional de las empresas y su permanencia en el tiempo, al definir áreas y procedimientos que se establecen en manuales operativos y normativos; dotados, con medidas de cumplimiento (compliance) que aseguran la toma de decisiones apegadas a las mejores prácticas administrativas, de responsabilidad social y cuidado al medio ambiente. Implementan un consejo de administración robusto que, mediante la diversidad de juicios de valor, con la participación de consejeros independientes, enriquece y brinda objetividad a la toma de decisiones. Para las instituciones financieras, el hecho de que una empresa haya implementado un gobierno corporativo profesionalizando sus procesos, permite que el análisis sea más sencillo y favorece la credibilidad en sus procesos y toma de decisiones. En el ámbito nacional, ayuda a tener más y mejores empresas, lo que se traduce en más y mejores empleos.

¿Qué instituciones participan en el programa?
Comenzó con la
BMV y la AMIB y ha permeado en el sector empresarial y financiero. Hoy cuenta con la participación de la Bolsa Institucional de Valores (BIVA), con lo que las empresas tienen dos bolsas a las cuales acudir. Si bien Bancomext tiene una vocación de apoyar a empresas en el ámbito del comercio exterior y en un conjunto de sectores estratégicos, la reciente incorporación de Nacional Financiera (Nafin) amplía la cobertura del programa.

Al ser Nafin un banco de desarrollo para el mercado interno expande el ecosistema “Certificación Prime” que hemos venido construyendo. Cualquiera de estas instituciones podría haber hecho un programa propio; en lugar de ello han querido contribuir al desarrollo de un programa robusto.

Asimismo, los despachos (cerca de doce) son un aliado primordial para ayudar a las empresas a concretar los planes estratégicos de gobernanza que las institucionalice y las profesionalice. Están los más grandes y conocidos, pero también aquellos especializados en gobierno corporativo. En términos de accesibilidad, ofrecen a las empresas un abanico importante de opciones.

¿Qué tipo de empresas pueden participar en el programa de Certificación Prime?
El programa está totalmente abierto a las empresas, sean o no clientes del banco, que requieren financiamientos de tres millones de dólares en adelante, pues encontramos que este monto es atractivo para el mercado bursátil. Son empresas que deben cumplir con el mandato del Bancomext o con el de Nafin, lo que cubre un espectro muy amplio, pues están representados tanto los sectores vinculados al comercio exterior como aquellos del mercado interno. Entre las empresas con las que hemos tenido acercamiento directo hay toda clase de perfiles: algunas ni siquiera habían hecho consciencia de que ya estaban muy cerca de consolidar un gobierno corporativo, otras son empresas muy grandes que cada vez que van a otros mercados encuentran una exigencia mucho mayor, e incluso hay algunas sorpresas: aquellas que han logrado ventas de miles de millones de pesos y que todavía funcionan con un perfil familiar.

En cualquier caso, la decisión para instrumentar un gobierno corporativo está en el dueño de la empresa. Es él quien debe estar convencido. Una vez que tiene claro que adoptar estas prácticas le dará mayores posibilidades a su empresa de trascender a las nuevas generaciones, que ése será su legado, se puede formalizar su participación en el proceso de certificación Prime.

ALEJANDRA ANAYA, LUIS ALBERTO VELÁZQUEZ, JORGE ADRIÁN VELÁZQUEZ Y GABRIELA ALVARADO

¿Cuál es la ruta para incorporarse a este programa?
La primera acción es que la empresa interesada conozca los despachos que participan en el programa y decida con cuál de ellos quiere trabajar. El despacho que elija hará un dictamen sobre aquello qué le hace falta para llegar al estándar de gobernanza corporativa establecido para obtener la certificación Prime y le propondrá un plan de acción.

El programa financia el costo de este proceso de institucionalización. Nuestros promotores, son estructuradores de crédito que evalúan la situación financiera de la empresa y su capacidad de pago. Una vez que el crédito se autoriza, la empresa debe presentar el contrato que firmó con el despacho para formalizar el crédito. A partir de ahí, el proceso en términos de crédito se vuelve tradicional en el sentido de cumplir con las políticas y procedimientos que exige la regulación bancaria.

Con la orientación y el apoyo del despacho de asesoría especializada, la empresa comienza el proceso para adoptar las recomendaciones establecidas en la Guía que mencioné anteriormente. Cuando se alcanza un resultado satisfactorio, el despacho emite un reporte de apego a la guía que incluye la documentación que respalda el cumplimiento de estándares como las actas de consejo o de los comités internos, los manuales de funciones y responsabilidades, entre otros elementos. Ese dictamen lo recibe el Comité Certificador, que evalúa el apego en detalle. Si se cuenta con los elementos, se emite la certificación.

¿Hay un tiempo límite para que la empresa se certifique?
Sí, 24 meses. Nos parece que es un tiempo adecuado para llegar al estándar definido en el programa.

¿Están considerados apoyos complementarios a la Certificación Prime?
No debe perderse de vista que se trata de un programa de acompañamiento integral. Para aumentar las posibilidades de obtener financiamiento vía el mercado de valores, se contemplan apoyos específicos para que las empresas mejorar su perfil crediticio. Con tal propósito, Bancomext o Nafin reestructuramos los vencimientos de su deuda para fortalecer su liquidez y, por ende, la capacidad de pago de sus obligaciones. Lo que se denomina “reperfilar la deuda”. Además, financiamos sus proyectos de expansión, pues en el gobierno corporativo un elemento muy importante es la permanencia en el tiempo. Los créditos que hemos otorgado al amparo de este programa ascienden a 260 millones de dólares. Con la incorporación de Nafin, el programa podrá crecer de manera significativa en los próximos años. Ambas instituciones, cuentan con la capacidad financiera para atender a las empresas que quieran sumarse.

¿Qué apoyos financieros se consideran para apoyar las emisiones bursátiles de las empresas certificadas?
Una vez que la empresa está certificada, hay elementos adicionales necesarios para su salida al mercado de valores, como la calificación de una agencia. Son pasos que la empresa debe construir con el tiempo. No lo pedimos al inicio porque la idea es comenzar por aquellos que son esenciales para llegar ahí. Tenemos un programa de garantía bursátil con el cual una empresa con certificación Prime obtiene un aval del banco sobre la mitad de su salida al mercado, lo que favorece el costo financiero de la emisión.

¿De qué tamaño es el mercado que se pretende cubrir con este programa?
En el Sistema de Información Empresarial Mexicano (
SIEM) están registradas más de 17 mil empresas con ventas anuales de alrededor de 30 millones de pesos. Este es, grosso modo, el universo de empresas que son susceptibles de incorporarse al programa. En conjunto estas empresas generan 40% del PIB del país, lo que da cuenta de su relevancia.

¿Cuántas empresas han recibido la certificación hasta ahora?
El programa está en su primera fase de lanzamiento. Desde que lo iniciamos hace un año, hemos atendido a más de treinta empresas. La mitad de ellas con un avance significativo en su proceso de incorporación al programa: ocho están en proceso de integración de expedientes y siete más ya fueron autorizadas. De estas últimas, tres ya obtuvieron su certificación y una de ellas está en proceso de salir a bolsa. Cuando lo haga, se cerrará un primer ciclo y veremos cómo la recibe el mercado. Estamos convencidos de que los inversionistas valoran muy positivamente el respaldo de la Certificación Prime.

¿Cuáles son las expectativas de crecimiento para los próximos años?
Que el número de empresas con esta certificación se duplique anualmente. Sería un gran éxito si en el mediano plazo, es decir cinco años, el número de emisoras en el mercado bursátil, que no ha cambiado en los últimos diez años, también se duplicara. En el entorno actual y con el tiempo transcurrido nos parece que sí puede romper esa tendencia. Otro parámetro sería incorporar 50 empresas en tres años, un tercio del mercado bursátil actual.

Vemos con mucha satisfacción el avance registrado hasta ahora. Cada vez rompemos más dogmas en torno al mercado de valores, entre otros: “que solo es para empresas grandes”, “que se pierde el control de la empresa” o “que es muy caro y burocrático”. El sector empresarial comienza a escuchar más sobre esta certificación. En estos meses se ha realizado una importante labor de difusión, de sensibilización sobre la oportunidad que brinda el mercado de valores para el financiamiento de proyectos productivos y del apoyo integral que proporciona la Certificación Prime para facilitarles el camino. Desde financiamiento hasta capacitación. Hasta ahora se han impartido dos cursos: uno sobre gobierno corporativo y el más reciente, entre empresas familiares, sobre la relevancia y los beneficios que se obtienen al profesionalizar la gestión empresarial.

La comunidad Prime se fortalece cada vez más, con escuelas de negocio que se han sumado para contribuir a este programa que no tiene competencia en México. Solo en Londres identificamos un producto similar, que se llama Elite. El Banco de México y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público lo tienen presente como un instrumento que favorece el desarrollo del mercado de valores. También lo hemos presentado en Brasil, Portugal y Argentina. En 2019, la Asociación Latinoamericana de Instituciones de Desarrollo, Alide, distinguió a Certificación Prime como el mejor producto financiero del año.

Nos parece que los elementos están puestos en la mesa para que más empresas se incorporen al mercado bursátil. Cuando les exponemos en qué consiste, la reacción es buena, les gusta, valoran el respaldo de las instituciones que participamos en el programa. También ha sido muy grato que aquellas que ya se certificaron sean embajadoras de la Certificación Prime, promocionándola e invitando a otros empresarios a que se sumen. Desde nuestra perspectiva, es un programa innovador que acompaña los esfuerzos de las empresas para llevar a buen puerto sus proyectos productivos, una alternativa que aglutina los esfuerzos de instituciones muy reconocidas en el ámbito financiero del país y que, por los múltiples beneficios que proporciona, llegó para quedarse.