El sector de TI en México: tan rápido como el talento lo permita

Entrevista con Luis Armando Valtierra, presidente del Instituto Jalisciense de Tecnologías de la Información

Por: César Guerrero Arellano

El sector de TI en México: tan rápido como el talento lo permita
Las industrias relacionadas con las tecnologías de la información ilustran, como pocas, que la detección oportuna y el aprovechamiento cabal de las oportunidades de negocios requieren una estrecha colaboración entre empresas, académicos y gobierno. En esta entrevista, el Presidente del Instituto Jalisciense de Tecnologías de la Información (IJALTI), el primer clúster de su tipo en el país, brinda ejemplos y experiencias muy claros sobre la relevancia del talento, su formación, desarrollo y reconversión, para la creación de valor y la ampliación del horizonte de desarrollo de las tecnologías de la información en Jalisco y en el país. Asimismo, expone cómo su Centro de Software ha sido un concentrador exitoso para atraer pymes que se nutren, se desarrollan y parten en busca de nuevas rutas.

¿Qué es el Instituto Jalisciense de Tecnologías de la Información (IJALTI), cuándo y cómo se fundó este clúster?

En 2002, cuando la industria en el estado estaba orientada primordialmente a la manufactura de productos electrónicos, se fundó IJALTI con el propósito de insertar a Jalisco y a sus empresas en las Tecnologías de Información (TI). Se buscó, además, el apego a la propiedad intelectual y ser un socio estratégico del estado para reducir la brecha digital y desarrollar talento, insumo clave para el éxito de este sector.

El IJALTI tiene un modelo de triple hélice: su asamblea está integrada por el gobierno, por la academia, en este caso la Universidad de Guadalajara, y por la industria, representada por la Cámara Nacional de la Industria Electrónica de Telecomunicaciones y de Tecnologías de la Información (CANIETI). En 2006 se aprovechó un espacio semiabandonado de diez mil metros cuadrados en un parque tecnológico para crear un Centro de Software que hoy alberga 26 empresas y aproximadamente 800 empleos. Su modelo de servicios fue el primero de los cuatro que hay ahora en el país (los otros son Bit Center en Tijuana, Heuristic Park en Mérida y Vórtice ITech Park en Querétaro). Es una referencia para el sector de alta tecnología y para los 21 clústeres en México que lo integran.

 

¿Qué tipo de servicios ofrecen a sus asociados, cuáles son los más demandados?

La actividad del IJALTI se realiza mediante comités en los que la mayoría de las empresas socias participa por el valor que les aporta. Uno muy importante es la detección de oportunidades de negocio. Afiliamos a cámaras de sectores como el de turismo, el de alimentos y otros para que nuestros asociados puedan promover entre sus empresas soluciones que ya existen en el mercado u otras hechas a la medida. Empresas juarenses, por ejemplo, incorporaron capacidades de socios de nuestro clúster para proponer soluciones integrales a sus clientes en Estados Unidos. Ofrecemos datos duros sobre casos de éxito, como el impacto en ahorros o el incremento de ventas.

También desarrollamos proveeduría para la industria de TI. En Jalisco, alrededor de 11% de la actividad de las empresas de este sector subcontrata estos servicios, así que encadenamos a las empresas asociadas con las necesidades de los grandes corporativos y les ayudemos a cumplir sus requerimientos.

Somos el único estado que genera un estudio de talento. Por cuarto año consecutivo realizamos un levantamiento de la demanda, con datos sobre competencias, plataformas, salarios, lo que se vuelve un termómetro sobre las posiciones más demandadas. La insuficiencia de talento reduce a la mitad la velocidad a la que podría crecer el sector de TI. Por ello, el comité de talento es el que más participantes tiene. Oracle está atrayendo mucho talento especializado en bases de datos, de mil quinientos a cuatro mil empleos, y nos ha manifestado que la disponibilidad de talento especializado puede representar un freno para su expansión. Las universidades de Jalisco y de los estados vecinos cubren el talento joven, pero para encabezar los proyectos se requieren personas con varios años de experiencia. Por eso, 35% del talento en Jalisco llega de otras partes del país.

En lo que a innovación se refiere, junto con el Consejo de Ciencia y Tecnología del estado sensibilizamos y capacitamos al empresariado para que, además de generarla, la patenten. Gracias a ello, Jalisco es el segundo estado del país con mayor número de registros de propiedad intelectual.

 
LUIS ARMANDO VALTIERRA


¿Cómo lleva a cabo sus objetivos? ¿Cómo se financia y con qué infraestructura cuenta?

La principal fuente de ingresos del IJALTI ha sido el arrendamiento de servicios del Centro de Software. A partir de este año, nuestros socios pagan su afiliación con el fin de que el Secretariado de Administración de Clústeres Europeo (ESCA, por sus siglas en inglés) nos certifique con el nivel oro. El pago de la membresía se considera un buen parámetro de que el clúster está generando valor a las empresas asociadas. Actualmente 70 de las 130 han cubierto esta cuota. Otras fuentes de financiamiento son la organización de eventos o la conducción de proyectos para la Secretaría de Economía o del Consejo de Ciencia y Tecnología estatales, mediante los cuales el IJALTI recibe algún beneficio económico, la reducción de gastos de operación o renovación tecnológica.

 

¿Qué es y cómo funciona el Centro de Software del IJALTI? ¿Quiénes son sus socios y cómo contribuyen a él?

Rentamos una solución integral para que las empresas instalen a su gente con sus equipos de cómputo, y pronto solo a su gente, pues contaremos con la modalidad plug and play. Cuenta con siete mil 500 metros cuadrados de oficinas, más dos mil 500 de espacios comunes, como salas de entrenamiento, un auditorio y una cafetería. Para no desvirtuar su sentido, hoy buscamos que todas las empresas hospedadas sean parte del clúster, ya que su principal valor es favorecer la interconexión, complementando soluciones para acceder a mejores oportunidades de negocio.

Hay escuelas que llegan al Centro de Software como parte de su visita a algún corporativo y organizan sesiones para que nuestras empresas entrevisten a los futuros egresados. También tenemos un programa de reconversión mediante un entrenamiento intensivo en Java de 16 semanas. Con apoyo gubernamental, los participantes están becados y al concluir medimos su tasa de empleabilidad.

 

¿Cuáles son sus principales logros hasta ahora? ¿Cuáles son sus proyectos estratégicos en curso y por qué?

Uno de los logros más destacados es el Centro de Software, por su contribución al desarrollo de esta actividad en el estado. Hace siete años el IJALTI fue el ejecutor para construir la red que conectó a todas las escuelas, centros de salud y presidencias municipales del estado. Cuenta con hasta siete mil puntos de conexión y 49 torres con antenas de microondas. El gobierno de Jalisco invierte actualmente mil millones de pesos en su renovación tecnológica y está en curso el proceso de licitación para cambiar el uso de las torres para obtener un mayor ancho de banda con empresas que poseen fibra óptica.

Respecto a los proyectos, buscamos expandir el Centro de Software a otras regiones del estado. La primera que identificamos fue Puerto Vallarta, donde un complejo corporativo alojará un centro de software que, por ahora, se llamará Idea Park. Se busca que empresas con base en Guadalajara accedan al talento disponible en los alrededores de Bahía de Banderas, desde la Riviera nayarita hasta Costa Alegre, el área menos desarrollada del litoral Nayarit-Jalisco.

También estamos preparando un plan multianual de eventos internacionales para promover empresas con capacidades comprobadas, en busca de servicios o clientes. La subcontratación de TI es muy requerida en el mundo y las mayores soluciones vienen de China, que ha incrementado sus costos, mientras que en la India la calidad se ha deteriorado. Por ello, lo que hagamos en México puede ser muy interesante. Por nuestra cercanía con Estados Unidos, más empresas de la India llegan a México para sortear la diferencia de horario en el servicio y la distancia cuando hay que resolver problemas técnicos. Todo esto genera más oportunidades de negocio.

 

¿Qué define a Jalisco como polo de conocimiento en ti, tanto nacional como internacionalmente?

La presencia de una industria de alta tecnología por más de 40 años, pues a partir de que en 1978 se establecieron Kodak y Motorola, se sumó una serie de compañías gracias a las cuales hoy tenemos este ecosistema de alta tecnología en electrónica, multimedia, videojuegos y TI. El internet de las cosas expande considerablemente el horizonte de oportunidad, abre vertientes de ciencia de datos o de inteligencia artificial. Aquí se sientan a la mesa grandes competidores, como IBM, HP, Cisco y Oracle, para cooperar y fortalecer el ecosistema. Jalisco busca ser una opción competitiva para atraer a jugadores de todos los rincones del planeta.

 

¿Cuáles son las empresas de TI jaliscienses más interesantes y qué las caracteriza?

Una de ellas es iTexico. Nació en el Centro de Software, donde hoy tiene cerca de mil 500 metros cuadrados. En busca de talento, abrió oficinas en Aguascalientes y Cancún y está por mudarse a nuevas oficinas en Guadalajara. Esa es parte de la misión del Centro de Software: recibir empresas, anclarlas, consolidarlas y verlas partir cuando crecen. Otro caso es Amdocs, de origen israelí, que llegó con 20 ingenieros: ahora tiene 700 y está contratando 500 más. Ver a las empresas crecer y desarrollarse demuestra que el Centro de Software está funcionando.

 

¿Cómo debe ser la colaboración entre universidades, empresas y gobiernos para el desarrollo tecnológico en nuestro país?

Muy estrecha a fin de que la academia responda de forma casi inmediata a las necesidades de la industria. Tenemos una alta demanda en Python, un lenguaje de programación que se imparte en muy pocas carreras: buscamos que la academia lo desarrolle más rápido, pues eso redunda en la reducción de costos fundamentales. También hace falta vender propiedad intelectual desde las universidades, pues mucha de la que generan se queda guardada. Estamos trabajando con sus oficinas de transferencia tecnológica —la mayoría ya cuenta con una— para que las empresas les compren licencias o la propiedad intelectual completa.

 

¿Con qué instituciones educativas están asociados y qué tipo de colaboración desarrollan con ellas?

Para generar talento con las competencias adecuadas y reducir los costos de entrenamiento, nos hemos enfocado en las materias optativas, que representan entre 15 y 30 por ciento de la currícula de las universidades. Siempre han estado ahí, pero no se les había dado un uso práctico y productivo. Sea con instructores de la industria o con docentes entrenados por ella, permiten que la academia se alinee con las necesidades del sector en forma más expedita.

Asimismo, la Secretaría de Educación de Jalisco nos permite actualizar las currículas de sus escuelas tecnológicas (COBAEJ, CECYTEJ, CETIS, CONALEP, Instituto Tecnológico de Ciudad Guzmán). Mediante la firma de convenios incorporamos en ellas la demanda por conocimiento de la industria y motivamos que los estudiantes se involucren en el sector de ti, uno de los mejor pagados en el país.

Creamos un tablero de datos sobre el sector de TI con todas las universidades del país, sabemos cuáles y con qué programa cuentan, la evolución de su matrícula desde educación media superior hasta posgrados, en qué semestre están, cuántos son hombres y cuántas mujeres. Mediante nuestro “tablero de matriculados”, identificamos a qué ferias de empleo acudir en todo el país. En el último año se han abierto dos o tres posgrados en Ciencias de Datos.

Una gran apuesta es la Alianza Centro-Bajío-Occidente (ACBO), que conforman Aguascalientes, Guanajuato, Jalisco, Querétaro, San Luis Potosí y Zacatecas, mediante la que podríamos estructurar programas educativos comunes y programas de vinculación similares para detonar el talento en la región. Ofrecimos al gobierno de Guanajuato nuestro apoyo para realizar un levantamiento propio de talento y demanda, a partir del cual podrían encauzar sus programas de entrenamiento en universidades, centros de capacitación para el trabajo o en entrenamientos intensivos privados. Con la participación de los gobiernos estatales se busca que empresas de Jalisco se establezcan en el estado de México para aprovechar el talento disponible ahí.

 

¿Con qué fortalezas académicas cuenta México y cuáles son las oportunidades de mejora?

Hay universidades muy robustas en el país, como la UNAM, pero una oportunidad es recuperar el talento formado en TI que está subutilizado en otros sectores y que tiene salarios menores. Una más es la reconversión de ingenieros para cubrir las necesidades de este sector, quienes actualmente no tienen el salario ni las posiciones adecuadas.

Una oportunidad más es llevar la TI a sectores económicos donde no ha estado tan presente. Con el internet de las cosas es posible hacerlos más eficientes, más productivos, que crezcan y accedan a mejores niveles de salario. Para que esto sea exitoso es necesario incorporar a los expertos de esos sectores. Ya sean médicos, ingenieros agrónomos o civiles, que acompañen el proceso de diseño de, por ejemplo, un algoritmo. El negocio no se detiene esperando a que estemos listos, nos moveremos tan rápido como tengamos talento disponible.

 
INSTITUTO JALISCIENSE DE TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN

¿Qué oportunidades tecnológicas identifican y qué hacen para aprovecharlas?

Nuestra gran apuesta es la inteligencia artificial, para lo cual se están creando dos concentradores (hubs).

Uno se desarrolló en colaboración con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para resolver problemáticas sociales y se inauguró recientemente. Es un programa piloto cuyas soluciones se llevarán a toda América Latina. El otro es el Centro de Inteligencia Artificial Jalisco, que cuenta con apoyo del Conacyt y del estado, orientado a desarrollar soluciones para la industria y abordar temas que pueden tener algún impacto social, como la movilidad urbana. Ambos representan una gran apuesta para Jalisco y requieren el desarrollo de tres mil profesionales. No solo en ia, porque si se le alimenta con chatarra, produce chatarra: debe contar con datos bien ordenados y estructurados para tener éxito.

 

¿Qué funciona bien en México al articular universidades, empresas y gobiernos para el desarrollo tecnológico y la inserción en la economía global? ¿Qué puede mejorar?

Funciona bien la inserción que hacemos hacia temas de tecnología en todo el país. Pero debemos cuidar y mejorar la apuesta del estado, a nivel local y federal, por la ciencia y la tecnología. Para que sigamos teniendo talento es necesario que las matemáticas no sean mal vistas en primarias, secundarias y preparatorias, que nuestros niños vean que son divertidas y que nos ayudan y facilitan la vida. Para ello es esencial contar con docentes mejor preparados, con modelos de capacitación adecuados y acceso a un mejor salario a efecto de que sean nuestros principales aliados. Hay una correlación entre el nivel de desarrollo y el nivel educativo, y para aprovechar nuestro bono demográfico requerimos contar con educación de calidad, no generar talento mediocre. El déficit mundial de ingenieros es de cinco millones. Con el vecino que tenemos, con las alianzas comerciales y las puertas que México está abriendo con otros países, podemos buscar esas oportunidades, capitalizarlas y seguir construyendo nuestro futuro con talentos cada vez mejor capacitados.