La planta de BMW en San Luis Potosí: al encuentro del futuro

Entrevista con Christine Graeber, directora de comunicación corporativa de BMW Group Planta San Luis Potosí

Por: César Guerrero Arellano

La planta de BMW en San Luis Potosí: al encuentro del futuro
La instalación de plantas de armadoras premium constituye un nuevo hito en la fructífera historia de la industria automotriz en México. Destaca aquí el caso de BMW Group, empresa de reconocido liderazgo en innovación y desarrollo tecnológico, que a mediados de 2019 puso en marcha su fábrica en San Luis Potosí. En esta entrevista, la directora de comunicación corporativa, Christine Graeber, aborda el origen de la marca, su filosofía, su experiencia en el país, así como la estrecha colaboración que mantienen con instituciones educativas locales para la formación y desarrollo de su capital humano.

BMW es una empresa de reconocida trayectoria internacional. Compártanos algunos hitos de su historia.
BMW Group tiene una trayectoria de 103 años. En ese lapso, una pequeña productora de motores de avión del norte de Múnich se transformó en un fabricante de automóviles y motocicletas de proyección internacional y líder en la proveeduría de servicios premium de movilidad. Al grupo le distingue su mística de cambio con visión de futuro. La ambición por superar estándares y encontrar soluciones completamente nuevas, innovadoras y técnicamente complejas —en lugar de conformarse con lo cotidiano— está presente en el desarrollo de todos los productos de la compañía, desde sus inicios hasta nuestros días.
En nuestro proceso de evolución, las decisiones pioneras y productos del pasado fueron determinantes para la consolidación de la compañía. Por ejemplo, el motor de avión bmw iiia, lanzado en 1917, destacó por su potencia, confiabilidad y eficiencia excepcional a grandes altitudes.
La empresa se convirtió en fabricante de automóviles en 1928. Cinco años más tarde, el modelo BMW 303 estableció un nuevo estándar en la industria: el primer automóvil de gama media impulsado por un motor de seis cilindros distribuidos en una línea y con bajo peso gracias al diseño del marco tubular. Con esas innovaciones, los ingenieros de diseño de BMW Group contravinieron la creencia, muy extendida por aquella época, de que con solo un vehículo pesado se conseguía una conducción estable.
Una y otra vez, la empresa tuvo éxito al utilizar sus habilidades en ingeniería y su creatividad para de­­sarrollar productos únicos y de carácter independiente que satisfacen las necesidades y los deseos de los consumidores más exigentes. El periplo que ha recorrido bmw para alcanzar el liderazgo mundial en la fabricación de vehículos premium, está estrechamente vinculado a la historia de la movilidad individual de los últimos 100 años.

Ayúdenos ahora a dimensionar cuál es el tamaño actual de la compañía.
BMW Group opera 31 instalaciones de producción y ensamble en 14 países, y cuenta con una red global de ventas en más de 140 países. BMW Group vendió en 2018 más de 2 millones 490 mil vehículos y más de 165 mil motocicletas en todo el mundo con sus cuatro marcas: BMW, MINI, Rolls-Royce y BMW Motorrad. Detenta, además, el liderazgo en la fabricación de vehículos y motocicletas premium.

¿Cuándo llegó BMW a México y cuál ha sido su experiencia en el país?
Sus operaciones en México iniciaron en 1994, en un momento crucial para la economía mexicana. La compañía se comprometió a forjar un legado sólido en el país, bajo el lema “Llegamos para quedarnos”. Años más tarde, la venta de vehículos de BMW Group en el mercado mexicano se fortaleció con el inicio de operaciones de BMW Group Financial Services en 1999 y la introducción de la marca británica mini en 2002.
Su confianza y compromiso con México se hacen patentes con la comercialización de los productos de sus tres marcas: BMW, MINI y BMW Motorrad. Destaca, asimismo, por ofrecer alternativas de movilidad sustentable y amigables con el medio ambiente. En 2014, fue la primera marca de automotores premium que introdujo un vehículo totalmente eléctrico al mercado mexicano: el BMW i3. Ese mismo año, anunció la construcción de la planta en San Luis Potosí, que incorpora toda nuestra experiencia y conocimiento en materia de producción, sustentabilidad y aplicación de tecnología innovadora.


BMW SERIE 3


¿Qué motiva su decisión de construir la planta de San Luis Potosí?
La nueva planta en México forma parte de un plan estratégico de crecimiento global equilibrado entre Europa, Asia y América. Además de aumentar la capacidad de BMW Group, nuestra red de producción mundial adquiere mayor flexibilidad. México es una ubicación estratégica, donde existe una demanda cada vez mayor por nuestros productos, así como mano de obra calificada, infraestructura sumamente desarrollada y una base sólida de proveedores. Cuenta, además, con un número considerable de tratados de libre comercio y constituye una excelente plataforma para el desarrollo de nuestras operaciones en los mercados internacionales.
San Luis Potosí es un emplazamiento ideal en Mé­xico: ubicación central en el país; proximidad con puertos marítimos; buena infraestructura; suministro de agua; mano de obra calificada; una amplia red de proveedores establecidos; buen nivel de seguridad y de condiciones sanitarias apropiadas.
La apertura de la planta de San Luis Potosí, en junio de 2019, marcó un hito importante en la estrategia de producción de bmw Group. Hoy la empresa cuenta con una red de producción más flexible y eficiente a nivel internacional, así como una distribución más equilibrada de uno de los vehículos más emblemáticos de la marca: el BMW Serie3.

¿Qué modelos y procesos se fabricarán en esta planta y a qué mercados se dirigirá su producción?
Nuestro vehículo más icónico hoy en día, el BMW Serie 3, es orgullosamente producido por la planta San Luis Potosí para el mercado global. Aquí los robots y los empleados colaboran estrechamente. En el área de ensamble, por ejemplo, el robot tiene la fuerza para girar el motor, mientras que el humano emplea su sensibilidad para colocar los tornillos que unen el motor con el convertidor de par, lo que permite la transmisión automática de velocidades.
Se utiliza un número considerable de otras tecnologías de la industria 4.0, por ejemplo, en el proceso de ensamble. Allí, se sustituyó buena parte del papel que se utilizaba habitualmente. Ahora los empleados disponen de dos pantallas por ciclo para obtener la información necesaria. Esta nota de pedido digital es una de las innovaciones de la planta de BMW Group en México.

¿Qué nos puede comentar de la regla de bmw de que la producción siga al mercado y a la compra de insumos? ¿Cómo impacta esta regla en la proveeduría local de la planta?
BMW Group siempre selecciona proveedores a partir de cuatro pilares: innovación, costo, flexibilidad y calidad. Contar con productos de primera calidad es un requisito fundamental para todas las compañías que fungen como socios comerciales de BMW Group. Con la ayuda de la oficina de compras locales, la empresa utiliza muchos productos diferentes, principalmente de México, pero también de otros países de América y en el resto de las ubicaciones de producción de la compañía a nivel mundial. Esto implica que cada BMW, MINI o Rolls-Royce tiene al menos una parte hecha en México. Gracias a esto, podemos decir que todos los vehículos de BMW Group son, en parte, mexicanos.


¿Cuál es el monto de la inversión, su capacidad instalada y la generación prevista de empleos?
Para su construcción y desarrollo se invirtieron más de mil millones de dólares; de los cuales, una tercera parte se destinó a la capacitación de nuestros colaboradores. Debido al desarrollo positivo de la producción, la planta en San Luis Potosí logró superar las proyecciones iniciales de creación de empleo. Nuestra actual plantilla laboral se compone de alrededor de 2 mil 500 empleados, tanto a nivel directo como indirecto. Una vez que concluya la fase de arranque, contará con la capacidad para producir hasta 175 mil unidades al año.

¿Qué les motivó a crear en 2015 el programa de formación dual de la planta de bmw en San Luis Potosí y cuáles son sus principales características?
El programa de capacitación vocacional dual busca formar profesionales desde una etapa temprana para que adquieran las bases necesarias y se familiaricen con la práctica. Lo hace combinando el aprendizaje obtenido en las aulas con talleres que fomentan las habilidades y la experiencia en un ámbito laboral real.
La capacitación vocacional en la planta de BMW en San Luis Potosí dura dos años, en responsabilidad compartida con la institución académica. Se ofrecen 12 talleres para todos los aprendices: electricidad, neumática/hidráulica, robótica, máquinas y herramientas, metalmecánica, niveles básicos de inglés, enfoque en calidad y sistemas de producción, temas de seguridad, innovación, habilidades de comunicación y liderazgo, así como trabajo en equipo. Todo ello está integrado dentro de los planes de estudio de cada institución educativa y en coordinación con BMW Group.
En el centro de capacitación de la planta, los apren­­dices se sumergen en la práctica y los libros se remplazan por cajas de herramientas. La formación técnica se complementa con el desarrollo de capacidades de liderazgo y temas de calidad. La capacitación vocacional dual es una garantía de personal capacitado con excelencia, no solo en Alemania sino en la mayoría de las plantas de BMW Group alrededor del mundo.


PLANTA DE SAN LUIS POTOSÍ DE BMW


¿Qué instituciones participan en este programa y cómo se eligieron?
Nuestra capacitación vocacional dual se lleva a cabo en colaboración con cuatro instituciones educativas: la Universidad Tecnológica de San Luis Potosí (UT), el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep), Centro Educativo Vanguardista (Cediva) y Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECYTE).
La participación con estas instituciones comenzó tras la firma de acuerdos de colaboración en los que se establecieron las bases y mecanismos operativos para ambas partes. Los acuerdos son resultado del compromiso que BMW Group con la responsabilidad social y el desarrollo de las comunidades donde se establece; nuestra presencia no solo se limita a una planta de producción de última generación en la localidad, sino también desarrollamos actividades enfocadas a la formación y educación de sus habitantes.

¿El programa incluye la certificación de las competencias laborales adquiridas?
Desde luego. En el transcurso de los dos años de duración del programa dual, cada entrenador experto en su tema es responsable de evaluar a los aprendices de acuerdo a los estándares de calidad de la planta. Para concluir y pasar satisfactoriamente el programa, cada aprendiz debe completar un proceso de evaluación que incluye un examen teórico, otro práctico y un proyecto final.

¿Qué porcentaje de los estudiantes que participa en el programa se incorpora a su plantilla laboral?
Una de las ventajas de nuestro programa dual es que, al concluir su formación, todos los aprendices tienen garantizado un empleo en la planta de BMW Group en San Luis Potosí. El área de entrenamiento está en constante comunicación con las distintas áreas de producción para, desde un inicio, reclutar a los aprendices que se requerirán. Al finalizar su formación, alrededor de 98% de los estudiantes se queda con nosotros.

¿Cuáles considera que son los resultados más destacados de este programa y cuáles los planes para el mismo en los próximos años?
La planta de San Luis Potosí de BMW Group fue una de las primeras compañías en el estado en habilitar este modelo de enseñanza en 2015 que, bajo el compromiso con la región, ha enfocado sus esfuerzos al impulso de las habilidades técnicas de los jóvenes potosinos, dentro de las que destacan las relacionadas con la mecatrónica, la producción y la mecánica automotriz.
Se trata, además, de la primera planta del Grupo donde la participación de las mujeres en el programa dual alcanza cerca de 36% sumando las cinco generaciones, un estímulo para que cada vez más mujeres se interesen en áreas técnicas dentro de la industria automotriz o actividades relacionadas.
Durante los próximos años seguiremos fortaleciendo la estrategia educativa de la planta San Luis Potosí para promover la competitividad y el desarrollo del talento local, con el propósito de colocar a la región en una posición sobresaliente en la industria automotriz global.

¿Qué impacto tendrán las nuevas tendencias mundiales de la industria automotriz (electromovilidad, conducción autónoma, etcétera) en la producción futura de la planta de San Luis Potosí?
BMW Group continúa enfocando sus esfuerzos en temas decisivos para el futuro y, al mismo tiempo, optimizando nuestros procesos internos. En los últimos dos años hemos tomado numerosas decisiones que ahora ya estamos llevando a las carreteras. Para 2021, tenemos proyectado duplicar nuestras ventas de vehículos eléctricos y esperamos experimentar una curva de crecimiento pronunciada hacia 2025, con un crecimiento promedio de 30% anual.
Además, la compañía ofrecerá 25 modelos electrificados para 2023, de los cuales más de la mitad serán totalmente eléctricos. Con base en lo anterior, no tenemos duda de que BMW Group marca el rumbo del futuro. Una vez más, acelera de forma significativa el ritmo de expansión de la electromovilidad debido a que las futuras configuraciones de los vehículos nos permitirán construir el mismo modelo —de batería (BEV), híbrido enchufable (PHEV) o con una transmisión tradicional— en una sola línea de producción en casi todas nuestras plantas. Esto nos hace extremadamente flexibles.
En este sentido, en la planta de San Luis Potosí de BMW Group estamos preparados para exportar a todo el mundo y, con un sistema de manufactura flexible, podremos producir los vehículos que demande el mercado en cuanto a volumen, variantes y nuevas tecnologías. BMW Group está comprometido con México y nuestra planta aquí es clave en nuestras operaciones globales, permitiéndonos aumentar la competitividad y afianzar el liderazgo de la compañía en el futuro.